Se encuentra usted aquí

Regalo de oro

Una falla arbitral le concede al Tri un penalti inexistente y Andrés Guardado aprovecha para darle el triunfo en los últimos segundos del tiempo extra y avanzar a semifinales
Oribe Peralta (19) se deja caer dentro del área al sentir el contacto del defensor costarricense, en lo que fue prácticamente la última jugada del partido. (IMAGO7)
20/07/2015
01:37
Édgar Luna Cruz
-A +A

[email protected]

Nueva Jersey.— Demasiado drama para un partido que el Tri no merecía perder, pero que ganó gracias a un regalo arbitral en el Metlife Stadium.

México se metió en las semifinales de la Copa de Oro al derrotar a Costa Rica, gracias a un penalti cobrado por Andrés Guardado, después de una dudosa falta sobre Oribe Peralta en el último minuto del tiempo extra.

Peralta fue “empujado” por Roy Miller, y el delantero mexicano se encargó de una aparatosa caída. El árbitro guatemalteco no vio la supuesta falta y marcó saque de meta, pero el abanderado Eric Boria, de Estados Unidos, corrió al área señalando el penalti.
El capitán Guardado tomó la pelota, la acomodó en el punto de penalti y definió con frialdad. Por décima ocasión, México está en las semifinales de la Copa de Oro.

El rival a enfrentar será Panamá, el próximo miércoles en Atlanta.

México fue mejor que Costa Rica, tuvo llegadas por doquier, pero fallas increíbles, que hicieron que el juego se alargara hasta el tiempo extra. Ahí, Oribe, tan malo a la hora de definir como bueno para actuar, se ganó un “Oscar” en el momento del clímax.

El Tri comenzó jugando igual que siempre y como siempre tuvo el balón, pero sin tanta claridad en la llegada, y tampoco para el gol.
Las jugadas por las bandas son las preferidas, pero el mal sigue siendo el mismo: malos centros y no hay quien pueda alcanzar esas pelotas.

Vino una jugada atrabancada en la que Oribe anotó, pero el gol fue anulado por falta previa de Paul Aguilar.
Carlos Vela pudo definir el partido en los primeros 90 minutos, pero el delantero tuvo dos severas fallas, ambas prácticamente solo frente al portero costarricense, Esteban Alvarado.

Costa Rica, con pocas variantes y al verse superado, decidió apostar a los penaltis. Sacar a Bryan Ruiz fue el mensaje claro que mandó desde la banca Paulo César Wanchope.

La llave que buscó Miguel Herrera para abrir el cerrojo fue ingresar a Jesús Manuel Corona por un desgastado Vela. La mala noticia es que de inmediato Yasser Corona se lesionó y Osvaldo Alanís tuvo que entrar al quite.

El ‘Tecatito’ mostró coraje, habilidad, pundonor, pero le faltó lo de siempre, ser certero en el último pase y sin eso no cayó el gol y sin gol, el partido se fue a tiempo extra.

Corona siguió siendo el arma preferida de México. Los ticos comenzaron a cazar sus piernas y también a tirarse para hacer tiempo. Hasta el segundo tiempo extra fue que el Tri volvió a llegar vía ‘Tecatito’, quien esta vez, casi provocó el autogol costarricense.

Las fuerzas volvieron cuando en teoría debieron haber terminado. Costa Rica llegó otra vez por medio de Joel Campbell (su hombre más peligroso) y Ochoa respondió con gran atajada.

Llegó el minuto final del juego. México se fue al abordaje en la última jugada. Un centro al área, pasado, al que Oribe Peralta no llegaba, pero el contacto del defensa fue suficiente para que se marcara el penalti.

“Fue un partido redondo”, dijo el ‘Piojo’ Herrera. “El equipo no se desesperó ni se volvió loco, hoy [ayer] el equipo se fortalece, porque dejamos fuera a otro que juega muy bien al futbol. Nos falta la contundencia”.

“Hoy [ayer] dimos un paso importante, pero necesitamos ganar el torneo. Es un paso y nos faltan dos más”, agregó el técnico, quien ahora se enfoca en Panamá, rival en semifinales.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS