Un fan pinta a Ronaldinho, pero no logra el autógrafo

Daniel Barrón no cuenta con boleto; espera que bajen de precio antes del duelo
Tiago Volpi fue muy solicitado por los niños para obtener su rúbrica. (Foto: ALEJANDRO ACOSTA / EL UNIVERSAL)
31/05/2015
03:52
Daniel Blumrosen Juárez
-A +A

[email protected]

Querétaro.— Apoyado en el enorme cuadro de vinil que pintó, Daniel Barrón aguarda la llegada del astro que él inmortalizó por la idolatría que le profesa. Ve pasar a casi todos los jugadores de los Gallos Blancos… Hasta que la algarabía delata el arribo de Ronaldinho, quien ni siquiera se da cuenta de la obra de arte en su honor.

Resguardado por media docena de custodios, el brasileño desciende de una lujosa camioneta y se alista para el que, posiblemente, será su último entrenamiento en el futbol mexicano.

“Le voy al América, pero admiro a Ronaldinho ¿quién no?”, cuestiona el chico, quien no tiene boletos para el juego de esta noche entre el Querétaro y el Santos Laguna. “La reventa los puso muy caros, aunque ojalá con la goleada los bajen un poco”.

“Sólo lo he visto una vez. Fue el torneo pasado, cuando [los hoy finalistas] le ganaron al América (3-2). Por eso quería que me firmara el cuadro, pero no se va a poder”.

Desilusión que se pierde en el mar de tristeza que inunda al estadio La Corregidora, ese que ha confirmado la maldición que le asfixia.

Es cierto que su equipo ha llegado por primera vez a una serie por el título del Máximo Circuito y hasta albergará el cotejo de vuelta, pero no será el definitivo. Todo indica que la eliminatoria quedó sentenciada en Torreón, con la lapidaria victoria de los Guerreros (5-0). Lo que genera soledad en los alrededores del inmueble. No hay la fiesta, mucho menos la ilusión que genera un partido por la corona. Tampoco revendedores, quienes optan por ofrecer las entradas vía redes sociales.

Antes del choque en el Corona, los ‘tickets’ que costaron 250 pesos originalmente, eran vendidos en cuatro mil. Ahora, sólo se pide el valor de taquilla, con el fin de no perder la ‘inversión’.

Pero no hay muchos compradores, pese a que los boletos puestos a la venta fueron pocos. Las directivas de ambos clubes, patrocinadores e invitados especiales de la hoy llamada Liga MX coparon buena parte. Es lo de menos. No son cotizados. Se trata de la final menos mediática de la historia.

Con uno de los futbolistas más importantes que ha militado en algún club mexicano. Ronaldo de Assis está consciente de esa etiqueta, así es que sonríe, bromea, disfruta su última práctica en el Querétaro, más allá de que su vínculo con la institución finalice hasta el verano de 2016.

Las ofertas de países como Estados Unidos y Qatar le han seducido. Eso sí, la cúpula de los Gallos Blancos le deja en claro que deberá haber una buena negociación por sus derechos federativos o le saldrá caro abandonarlos.

“Tiene un año más de contrato, no ha habido algún acercamiento formal de un club, ni de su representante —que es su hermano (Roberto de Assis)— o del propio futbolista, para dejarnos ver algún interés diferente”, sentencia Arturo Villanueva, presidente operativo de la institución. “Si terminando la campaña hay algún escenario que proponga su salida, se analizaría en ese momento, pero tiene un año más, hay una cláusula en caso de que decidan terminarlo unilateralmente y hoy continúa siendo gallo, en planes del equipo”.

Más allá de que su relación con Vucetich no parezca la mejor, en especial después de aquel berrinche en la ida de las semifinales contra el Pachuca.

“La actitud de Ronaldinho cada vez que ha estado dentro de la cancha, ante la decisión de Víctor, ha sido buena. Hizo goles, puesto asistencias”, valora Joaquín Beltrán, presidente deportivo del Querétaro. “Sin duda, ese momento en Pachuca tal vez no fue el ideal, pero aceptó que se equivocó y ofreció disculpas. Lo más importante es la comunicación”.

“Entre Víctor y Ronaldinho ha habido una comunicación importante para tomar decisiones en cada partido y hoy es fundamental contar con todos al 100% para mañana (hoy). Después veremos qué sucede, pero hasta ahora no ha habido alguna complicación”.

Tampoco demasiada interacción con sus fans, como Daniel, quien no espera el término de la práctica en La Corregidora. Toma su cuadro y vuelve a casa, sin la rúbrica del ídolo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS