¡Adiós, campeón! 'Cuau' se va del futbol

Cuauhtémoc Blanco pone fin a su carrera profesional con el título de la Copa Mx; esta tarde inicia su faceta como político
Cuauhtémoc Blanco muestra la Copa MX a la afición del Puebla, trofeo que ayer conquistaron los Camoteros ante Chivas, en un "sui géneris" partido en el estadio de la BUAP, que registró un apagón
22/04/2015
05:45
César Huerta / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Puebla.- Los últimos 20 minutos de gloria. El dulce sabor de retirarse con un trofeo en las manos.Cuauhtémoc Blanco ha entrado de cambio, al '70, para redondear la fiesta del Puebla, en una noche memorable, en la que un contundente 4-2 sobre Chivas le permite conquistar la Copa MX.

Las Finales, por definición, se juegan con elementos extra. Ingredientes que no siempre aparecen, con los que un equipo aspira a llevarse el trofeo. En el caso del Guadalajara, ocurre lo contrario: juega con menos de lo habitual. El primer tiempo es un desastre. No muestra, si quiera, los principios básicas que le han permitido llegar hasta el duelo definitivo.

Puebla, en cambio, entiende desde el silbatazo inicial que cuando un título está en disputa, se lucha a muerte. Se olvida, por una noche, que el descenso le acecha. Se concentra, únicamente, en dar una alegría a su afición, que es minoría en el Estadio Universitario de la BUAP.

Guadalajara, simplemente, no existe. La Franja sí. Matías Alustiza patea una pelota parada. El centro es pasado. Antonio Rodríguez, el portero que perdió la titularidad en la Liga, pero que en Copa MX había sido confiable, falla en la peor hora. Se queda atorado a medio camino. No sale a cortar el servicio. Tampoco permanece en el arco.

A segundo poste, Michael Orozco se eleva. Gana la posición a la zaga rojiblanca. Con un testarazo, mete la redonda al corazón del área. Facundo Erpen conecta de cabeza y manda la redonda a las redes. Gol del cuadro local, apenas al minuto 7, ante una mortal displicencia rojiblanca.

Y cuando en juego está un título, sea el que sea, todo puede permitirse menos la indiferencia. Chivas, en el lapso inicial, peca de eso. Así, Puebla es amo y señor. Alustiza vuelve loca a la zaga rojiblanca y al '11, con un disparo raso y potente, se queda cerca del segundo cuando el esférico se escurre por un costado.

Al '14, pelota filtrada para el propio Alustiza, que define con clase, por encima del arquero, pero la redonda, caprichosa, pasa a centímetros del poste. Cuatro minutos después, nueva falla de la defensa en tiro de esquina, que permite a Facundo Erpen levantarse sin marca para cabecear picado. “Toño” Rodríguez se tiende y ataja abajo. El Rebaño Sagrado no aparece en el campo.

Puebla es ampliamente superior. Sólo falta reflejarlo con mayor amplitud en el marcador. Tiro libre por el costado derecho. Patea Francisco Torres. La defensa de Chivas es un fantasma. Luis Gabriel Rey se levanta. Remata sólido, de cabeza. Las redes se estremecen por segunda vez en la noche. Gol de La Franja. El 2-0, al '25. Guadalajara está en la lona. Indefenso. Incapaz. Inexistente.

La reacción rojiblanca, si acaso se le puede llamar así, es obra del pundonor de un solo hombre, no del desempeño de un equipo que no funciona como tal. Aldo de Nigris recibe en la orilla del área grande. Se da la vuelta. Remata potente, con pierna derecha y el arquero Fabián Villaseñor saca a tiro de esquina, al '28. Eso es todo para la visita en el primer lapso.

Los locales, en cambio, todavía coquetean con la posibilidad de incrementar la ventaja: primero, Luis Noriega encara a Rodríguez, se tarda en definir y permite que el portero achique para taparle el remate ('44) y enseguida, Alustiza, la pesadilla del Guadalajara, toca suave la redonda, como crack, para tirar un globito que resulta dramáticamente desviado ('45).

En la segunda parte, José Manuel de la Torre intenta hacer algo diferente. El técnico del Rebaño Sagrado ha viajado con 29 integrantes del plantel, pero al final ha decidido respetar la titularidad a la mayoría de quienes disputaron los anteriores encuentros de Copa MX. Le han fallado. Es claro. Van al campo Jesús Sánchez y Marco Fabián. Chivas cambia un poco.

Pero no es su futbol lo que abre la puerta de la reacción. A veces, la fortuna juega un papel importante en este deporte. Aldo de Nigris, desde el costado izquierdo, manda un servicio elevado al área. Facundo Erpen salta para despejar. No lo hace. El esférico se escurre por el área. Se le pasa también al arquero Villalpando. Termina, sin esperarlo, en las redes. Gol del Guadalajara, al '54.

El Rebaño Sagrado tiene vida. No ha hecho demasiado por respirar. Pero en sus pulmones hay de nuevo oxígeno. Así es el futbol. El momento no puede ser mejor. Apenas han transcurrido uso segundos cuando Marco Fabián cobra un tiro de esquina. Otra vez la diosa fortuna. Tras un rebote, el balón le queda en a De Nigris. El delantero regiomontano patea con furia, al fondo. Chivas empata 2-2, al '55.

Ahora sí, hay Final. Dos equipos luchan por el título. Hay ida y vuelta. Pero a los visitantes les dura poco el gusto. Kristian Álvarez comete una mano dentro del área. El árbitro Luis Enrique Santander no duda. Señala el manchón. Matías Alustiza toma la redonda. Remata con potencia. “Toño” Rodríguez adivina la trayectoria pero no alcanza. Gol del Puebla. El 3-2 de un emocionante encuentro, al '59.

Con Guadalajara entregado al frente, en busca de la igualada, aparecen los espacios largos. El pelotazo a Matías Alustiza le queda a la pierna derecha. En teoría, la menos hábil. Entra al área con marca de Miguel Ponce. El atacante hace lo esperado: se acomoda a su mejor perfil, el izquierdo. Pero luego, como crack, lo inesperado: recorta hacia afuera. Deja al “Pocho” tendido en el césped y saca un derechazo cruzado que supera a Rodríguez, para el 4-2, al '67.

La fiesta se desata en el Estadio Universitario de la BUAP. La gente de Puebla, que es minoría en la cancha, se escucha como nunca. Aliento nacido del corazón para un equipo que lucha por mantenerse en Primera División, pero que esta noche acaricia un título de Copa MX, frente a uno de los grandes del futbol mexicano.

Para redondear la algarabía, ingresa Cuauhtémoc Blanco al '70, por Luis Gabriel Rey. La última vez que el de Tepito pisará una cancha de manera profesional. Enseguida, se dedicará a una carrera política, como candidato a la alcaldía de Cuernavaca. Es recibido con una ovación. Son los minutos finales de una brillante trayectoria.

Chivas tiene un aliento extra. Se resiste a morir. Un cabezazo de Maco Fabián se estrella en el travesaño, al '75. Poco después, un servicio del mismo futbolista es cortado con la mano por Francisco Torres. El abanderado le señala al árbitro la existencia de la pena máxima. Aldo de Nigris pide el esférico. Es la oportunidad de meter al conjunto tapatío en el partido, en la recta final. Patea de derecha, desviado del arco. Error fatal, al '85.

Los visitantes, que no ganan la Copa desde la temporada 1969-1970, están liquidados. Al '87, se quedan con un hombre menos, cuando Hedgardo Marín recibe su segunda tarjeta amarilla. Asunto terminado. El alumbrado se apaga por unos minutos, antes del silbatazo y vuelve sólo para que los últimos instantes se diluyan.

Hay fiesta en Puebla. Amargura en el Guadalajara. Cuauhtémoc Blanco se despide del futbol profesional con un título más. La Franja es campeón de la Copa MX. Y el Rebaño ha olvidado esta noche, durante grandes lapsos, lo sagrado de su historia. En una Final, que se disputa con más, ha jugado con menos. A los segundos lugares nadie los recuerda.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS