El jersey robado que viajó de Texas a Sayavedra

Mauricio Ortega, probable autor del hurto de la prenda de Tom Brady, habría intentado venderla online
El jersey recuperado del quarterback está valuado en unos 500 mil dólares. (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
21/03/2017
00:34
Ariel Velázquez
-A +A

[email protected]

Minutos después de las 10 de la noche del pasado 5 de febrero, el jersey de Tom Brady desapareció del vestidor del NRG Stadium tras la victoria de los Patriots de Nueva Inglaterra 34-28 sobre los Falcons de Atlanta en el Super Bowl LI.

Con miembros de los medios de comunicación a su alrededor, Brady preguntó a parte del staff de seguridad y de su equipo por el paradero de su camiseta que había metido en una maleta negra que depositó en su casillero mientras celebraba con el resto de sus compañeros.

Desde ese momento comenzó la búsqueda del artículo deportivo, que terminó ayer cuando la NFL dio a conocer que tras una investigación dirigida por el FBI, la prenda fue recuperada en México y trasladada a Boston para ser autentificada.

Elementos de la Procuraduría General de la República y Policía Federal trabajaron en conjunto con el FBI, luego de que el principal sospechoso intentara vender su mercancía vía online a un coleccionista, quien fue el que alertó a las autoridades de ese país.

El ex director del diario La Prensa, Mauricio Ortega, es el presunto responsable del robo del jersey, valuado en medio millón de dólares.

En un video difundido por la policía de Houston, se puede identificar al mexicano ingresar al vestuario de los Patriots a las 22:04 horas.

A las 22:18 horas Ortega salió de los casilleros con un bulto bajo su brazo izquierdo que no tenía cuando entró.

En 14 minutos el sospechoso recorrió el vestidor, ubicó el casillero de Brady y consumó el probable hurto, que le implicó abrir el maletín de Brady sin ser visto por personal de seguridad de la NFL y decenas de personas que accedieron al sitio.

Aunque el jefe de la policía de Houston, Art Acevedo, no quiso dar a conocer el nombre del responsable y en el video se difumina el rostro del implicado, El UNIVERSAL puede confirmar que la persona que aparece en él es Ortega, quien en el partido se sentó a escasos lugares del sitio que la NFL destinó a este medio de comunicación.

Con asistencia a por lo menos 20 Super Bowls, Ortega conoce la logística que la liga emplea cuando decide abrir los vestuarios para reporteros, fotógrafos y camarógrafos.

Durante el cateo que se realizó el 12 de marzo en el domicilio de Ortega, la PGR halló la prenda arrumbada, en el exclusivo fraccionamiento Condado de Sayavedra, en Atizapán, Estado de México, además de la camiseta con la que Brady ganó el Super Bowl XLIX y el casco que el linebacker de Broncos de Denver, Von Miller, habría usado el año pasado en el Levi’s Stadium.

Fuentes federales consultadas por EL UNIVERSAL confirmaron que Ortega no fue detenido al no presentarse cargos en su contra, pues la investigación continuaba.

Ortega aprovechó su posición para acreditarse a los partidos más importantes del deporte mundial y reunió artículos coleccionables y fotos con las principales figuras.

En su oficina del quinto piso del edificio de Reforma y Basilio Badillo, presumía selfies con Tom Brady, Ben Roethlisberger, entre otros.

En el Super Bowl LI, Ortega se paseó por los pasillos del edificio de convenciones que la NFL utilizó para el centro de medios y con las ventajas que le da su acreditación, se acercó a ex jugadores para que le autografiaran libros, revistas, balones y un casco que él mismo dijo “está valuado en 15 mil dólares”.

En una charla con reporteros mexicanos, el ex directivo detalló que no estaba en el Super Bowl para trabajar, “sino para pasear” y confesó que algunos jugadores se molestaban cuando les pedía autógrafos.

Uno de los ex deportistas que negó una firma a Ortega, fue Marshall Faulk, quien hace un año contó a EL UNIVERSAL que en su visita al Estadio Azteca con los Colts de Indianapolis en 2000, le robaron varios artículos en el vestidor.

La Prensa emitió un comunicado en el que dice que el 14 de marzo (dos días después del operativo en el que el jersey fue hallado en su casa) Ortega renunció como director.

El diario lamentó los actos de su ex empleado y ofreció disculpas a sus lectores y sociedad mexicana.

Ortega eliminó hace unos días sus redes sociales, pero el sitio estadounidense TMZ logró recuperar fotos de Facebook en las que aparece con jugadores como Brady, Heath Miller, Brandon Jacobs y Jerry Rice.

Las investigaciones por el robo continúan y Ortega podría enfrentar cargos federales en Texas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS