Cuatro magníficos por el boleto premiado

Packers y Falcons tienen explosivos ataques aéreos que cimbrarán el Georgia Dome
Especial
22/01/2017
00:30
Ariel Velázquez
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

Quizá no sea necesario que al terminar el último partido en la historia del Georgia Dome se utilicen explosivos para derrumbarlo.

Los ataques aéreos de los Packers de Green Bay y los Falcons de Atlanta son tan fulminantes, que sin problemas podrían terminar con el recinto que recibe por segunda vez en su historia, una final de la Conferencia Nacional.

Aaron Rodgers (Green Bay) y Matt Ryan (Atlanta) entran al emparrillado como los quarterbacks que más touchdowns por aire consiguieron en la temporada con 40 y 30 envíos respectivamente.

Ryan y Rodgers son los dos favoritos para disputarse el premio al Jugador Más Valioso. Ryan tuvo la mejor temporada de su carrera, al completar casi el 70% de sus pases para 4 mil 944 yardas, con apenas siete intercepciones. Rodgers superó las 300 yardas en los dos cotejos de Playoffs este año.

Las apuestas colocan a los Falcons como favoritos por seis puntos, pero los Packers demostraron en la ronda divisional que están para romper lo presupuestado.

Rodgers no sólo suma 40 pases de anotación, el californiano tan solo fue interceptado en siete ocasiones y guió a su equipo a ocho triunfos consecutivos, incluido el de la semana pasada que tuvo tintes de drama y quedará en los anales de la NFL como un clásico de Playoffs.

Rodgers, que fue tomado en la selección 24 del Draft de 2005, busca llegar a su segundo Super Bowl y calzarse otro anillo de campeón.

Aún no se sabe si el pasador de los Packers contará con su principal receptor, Jordy Nelson, quien sufrió una fractura de costillas.

Este será el sexto encuentro entre Rodgers y Ryan. El pasador de Green Bay se impuso en los más recientes cuatro compromisos.

En su cuarta aparición en la final de la NFC, los Falcons buscan su segundo boleto al Super Bowl; el primero desde 1998.

Ryan es el hombre en quien descansa el poder ofensivo de Atlanta. Si bien no ha brillado en postemporada (2-4), espera no convertirse en el primer quarterback en sumar múltiples derrotas en final de conferencia jugando en casa.

La mente del egresado de Boston Collage se encuentra en Houston. Disputar su primer Super Bowl es lo que ha motivado su temporada, no por nada encauzó a su ofensiva a terminar como la mejor en puntos anotados y con un promedio de 35.7 unidades, cada vez que jugaron en Georgia Dome.

En 12 de los 16 partidos de la campaña Ryan culminó con 100 en el índice de pasador.

Las Vegas pronostica un choque que sume 60 o más puntos.

El Georgia Dome será demolido después de esta campaña para ser reemplazado por el estadio Mercedes-Benz que costará mil 500 millones de dólares.

Sin duda que la final de la NFC desmoronará el refrán que dice “las defensas ganan campeonatos”, pues alguna de ellas lo hará, a pesar de que los Packers terminaron como la vigésima primera que más puntos aceptó, mientras que los Falcons ocuparon el sitio 27.

El corazón de ambas franquicias latirá a la velocidad que Rodgers y Ryan le impriman, en un partido que desde ahora ya lleva la etiqueta de tiroteo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS