Exámenes para Quarterbacks

(USA TODAY SPORTS)
14/01/2017
00:30
Ramón Treviño
-A +A

[email protected]

En los enfrentamientos divisionales los quarterbacks definen si lideran a su equipo y son capaces de poner el peso de toda una franquicia sobre los hombros. Para algunos, la presión es mucho que tolerar y se colapsan, dejando a miles de aficionados con ganas de triunfo.

Esta noche, Tom Brady entra a escena en los Playoffs con toda su experiencia y unos Patriots de Nueva Inglaterra que lo respaldarán ante la mejor defensiva de la NFL, los Texans de Houston.

En 16 campañas como titular, Brady ha alcanzado la postemporada en 14 ocasiones; ganó 10 partidos de la ronda divisional y está invicto en esa fase desde 2011.

Cabe mencionar que en 2008, año que los Patriots no estuvieron en Playoffs, Brady sufrió una lesión en la rodilla que lo alejó de los emparrillados el resto de la temporada. El suplente en ese entonces, Matt Cassel hizo el esfuerzo, pero una marca de 9-7 alejó a los pupilos de Bill Belichick del Super Bowl XLIII.

Las cifras en postemporada del cuatro veces ganador del Trofeo Vince Lombardi dan una ventaja amplia a Nueva Inglaterra esta noche. En 31 juegos, el quarterback ha ganado 22. Ha lanzado para 7 mil 957 yardas, para 56 touchdowns y 28 intercepciones.

La mancuerna Brady y Belichick busca su quinto triunfo en un Super Bowl, pero, primero deberá medirse a la mejor defensiva de la liga que, por el contrario, tiene muy poca trayectoria en Playoffs.

Hace un año, los Texans quedaron cortos. En los juegos de Wild Card fueron apaleados por los Chiefs de Kansas City 30-0, algo que desean olvidar.

La semana pasada, liderado por Brock Osweiler, quien vivió su primer aire de postemporada, Houston venció a los Raiders de Oakland 27-14. El joven quarterback, que le costó 72 millones dólares a los Texans tuvo un desempeño promedio: sumó para 168 yardas y una anotación; completó 14 pases de 25 intentos, cifras que tendrá que mejorar si quiere avanzar a la final de la Conferencia Americana.

En el otro partido de hoy, entre los Falcons de Atlanta y los Seahawks de Seattle, se enfrentan dos quarterbacks que ya cuentan con Playoffs, mas uno tiene un anillo de campeón, mientras el otro busca consolidarse en la historia de la NFL.

Russell Wilson conquistó el Super Bowl XLVIII, con una defensiva que siempre lo apoyó en los momentos claves. Un año más tarde, regresó al partido más importante. En la última jugada del cotejo, ante Patriots, Seattle necesitaba que el pasador conectara con Ricardo Lockette en la zona de anotación para conseguir su segundo título de manera consecutiva, mas Nueva Inglaterra fue el campeón. El pase de Wilson fue interceptado por Malcolm Butler.

Esta es la oportunidad para que el lanzador de 28 años demuestre que puede asumir la responsabilidad y no dejarle el trabajo pesado a Richard Sherman y compañía.

Por el otro lado se encuentra Matt Ryan, uno de los favoritos para llevarse el premio al Jugador Más Valioso, que intentará llevar a los Falcons a un Super Bowl.

Cuatro campañas tuvieron que pasar para que Atlanta regresara a la postemporada, y viene más fuerte que nunca. Ryan tuvo su mejor campaña en su carrera. El quarterback lanzó para 4 mil 944 yardas y 38 anotaciones.

Con la puntería de su brazo, guió a su equipo para 11 victorias y colocarse como el segundo mejor equipo de la Conferencia Nacional, atrás de los Cowboys de Dallas.

La última vez que los Falcons participaron en postemporada fueron derrotados ante los 49ers de San Francisco 28-24.

A las 15:35 horas, tiempo de la Ciudad de México, Ryan buscará consolidarse en Atlanta.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS