Se encuentra usted aquí

Copa oxidada

Columnista
04/07/2015
04:07
Hugo Sánchez
-A +A

Espero que esta Copa de Oro no se oxide para los mexicanos. Estamos con la ilusión y con deseos de cambiarle a Estados Unidos la participación de la Copa Confederaciones previa al próximo Mundial que se va a celebrar supuestamente en Rusia, hasta que la corrupción vigente no se esclarezca del todo. Los dirigentes mexicanos que deciden el destino de nuestra Selección, se han equivocado nuevamente, por darle importancia a donde hay más dinero.

Los partidos previos a esta Copa se han desarrollado contra dos equipos que participarán en esta batalla deportiva. Cuando fui seleccionador le dije a los dirigentes que no me gustaba jugar contra los equipos del área de Concacaf y menos cuando te puedes enfrentar a ellos en los próximos días. Y una vez más mi sugerencia no les ha importado, a pesar de que ahora es otro técnico el que está enfrente y lo que impera es ganar dólares o cumplir contratos establecidos.

En mi opinión no es conveniente, por el riesgo y los malos arbitrajes que regularmente siempre se presentan, jugándose en Estados Unidos.

Tanto es el gusto de engrandecer las arcas de la Federación, con una imagen desgastada y el prestigio golpeado, pero a mí me ha agradado siempre ganar títulos, que son los que te van a dar más dinero del que se gana actualmente.

Ahora se puede acrecentar por las sospechas y dudas que hay en cuanto a dirigentes de Concacaf y que algún nombre de federativos mexicanos pueda estar salpicado.

Contra Costa Rica no se obtuvo el resultado que se deseaba. Sirvió para que el cuerpo técnico nacional probara alguna alternativa táctica y estratégica. Contra los ticos no le funcionó, porque para tener variantes hay que entrenarlas, y en la Selección lo que falta es tiempo para trabajar diferentes planteamientos. Frente a Honduras se intentó otro, el 4-4-2, que es el que más me gusta, porque con este parado tienes muchas variantes, pero si no lo tienes bien entrenado y mecanizado, y no cuentas con los hombres idóneos para cumplir esos mecanismos, va a ser difícil que se desarrollen de la mejor manera posible.

Por eso este juego ante los hondureños no sirvió más que para que el cuerpo técnico se dé cuenta, primero, del riesgo de que salgan jugadores lesionados, como los casos de Héctor Moreno y ‘Chicharito’ Hernández, aunque lo de Héctor ya venía con problemas. Y si ya venía mal, me parece incongruente haberlo escogido, a sabiendas de que no iba a rendir al 100 por ciento.

Pero de todo se aprende. La lesión del ‘Chicharito’ viene en un mal momento para él y ojalá que no le afecte en su ilusión de estar en otro equipo importante de Europa.

Los dos amistosos previos a la Copa de Oro no sólo sirvieron para jugar al despiste táctica y estratégicamente, sino también estamos despistados nosotros mismos, porque si algo debe de prevalecer en el cuerpo técnico de la Selección es de que si no dominas otro planteamiento, excepto el que has utilizado siempre, pues no hay que cambiar. Porque los cambios no trabajados, lo único que crean es inestabilidad e inseguridad, dentro y fuera de la cancha.

Justa final. Basándonos en lo irregular y sorprendente que ha sido esta Copa América, la coherencia ha sido apabullante en cuanto a poner a las dos selecciones que más se lo han merecido. Algunas agradaron, como Perú y Paraguay, otras decepcionaron, como es el caso de Brasil y México. Deseamos que lo mostrado hasta ahora, de parte de Argentina y sobre todo Chile, en conjunto, sea un partido entretenido, abierto y con dos equipos que quieren ganar sin necesidad de llegar a los penaltis. Eso nos dará esperanza de ver el mejor partido de esta competición, que si en algo ha llamado la atención ha sido en la rudeza con muchas entradas fuertes, algunas alevosas y otras mal intencionadas, como decisiones arbitrales o manejo de partidos no muy favorables para el cuidado de los jugadores.

Aparte de golpes y lesiones ha habido suspensiones, donde ha sido premiado más el antifutbol violento. Ojalá que la final observemos calidad, talento, espectáculo y deportividad. Y que los árbitros sepan que es el futbol el deporte más maravilloso del mundo. Y que no se confundan que es rugby o futbol americano, como sucedió en algunos encuentros. ¡Que te lo digo yo..!

Twitter: @hugosanchez_9

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS