Los campeones se van a volar

En duelo de volteretas, Pachuca doblega al América en el ocaso del juego y mantiene el invicto ante las Águilas en el Azteca en liguillas
El delantero ecuatoriano Michael Arroyo no pudo contener el llanto tras caer los azulcrema ante los Tuzos y no poder concretar el sueño del bicampeonato.
17/05/2015
06:14
Héctor Alfonso Morales
-A +A

[email protected]

Silencio. El Estadio Azteca enmudece. La tristeza agobia al americanismo. En el último suspiro, cuando más duele, el Pachuca clava el gol que más lastima a las Águilas, desde el manchón de penalti. Darío Cvitanich hace el 3-3 en tiempo de compensación.

Germán Cano remata con el cuarto del Pachuca, que deja el global 7-5 a favor de los hidalguenses. Muere el sueño del bicampeonato en Coapa. El fracaso liguero se concreta en la frente de Gustavo Matosas.

Las Águilas se le van encima a Roberto García Orozco, quien decreta la pena máxima que liquida al monarca. La frustración invade a los azulcremas. Pablo Aguilar metió la mano y el silbante no perdonó a los cremas. Caída que deja sin premio la inversión de 25 millones de dólares que hicieron en Coapa para mantener el cetro.

Pachuca vuelve a aprovechar la somnolencia azulcrema en la primera mitad. Crea vértigo, y confunde al América con su variedad de velocistas jóvenes que son atrevidos e intrépidos. Ninguno de la defensa de las Águilas resulta capaz de tomarles la distancia y el sufrimiento en el Azteca se nota. El duelo es una calca de la ida.

El pesar emplumado aumenta cuando Cristian Penillla hace el primero para los Tuzos.

Minuto 5 y los hidalguenses obligan a que los locales tengan que hacer dos para lograr la remontada. Golpeados, los azulcremas buscan explicaciones y los reproches comienzan.

Pachuca abruma, tiene para incrementar la ventaja y golear, máxime cuando Paolo Goltz, con una entrada ‘barriobajera’ sobre Hirving Lozano deja al América con 10 elementos.

El perdón albiazul permite la resurrección de los de Coapa. Las Águilas juegan con la fe de la remontada. Se creen capaces de venir de atrás como lo hicieron en la “Concachampions” ante Herediano e Impact para alzar el título regional. Los Tuzos consienten con indolencia hasta que el gol del empate lo marca Oribe Peralta con una chilena en la recta final del primer tiempo.

En ese momento, el Estadio Azteca canta, se vuelve una caldera al ritmo del cántico “Vamos, Vamos América”. La segunda mitad aparece como un Ave impetuosa, que encuentra la recompensa a su temple con un remate de Pablo Aguilar que se anida en la porteríadel longevo, Óscar ‘Conejo’ Pérez. En Santa Úrsula parece que una nueva remontada se concreta. El 2-1 permite al América avanzar momentáneamente a semifinales.

La cerveza cae de las gradas del recinto capitalino, arrojada por los jubilosos fans azulcremas. La confianza en el triunfo rejuvenece en el Azteca. La Ultra Tuza calla, La Monumental celebra mientras el paraguayo Aguilar agradece al cielo el permitirle hacer el tanto que huele a semifinales del Clausura 2015.

Viene el quitarrisas. Ese momento que descorazona al americanismo y da felicidad a Pachuca. Walter Ayoví inventa un disparo inverosímil que deja parado a Moisés Muñoz. La pelota está en el ángulo. El 2-2 en el juego de vuelta le da el pase a los hidalguenses. El ecuatoriano, junto con sus compañeros, baila enfrente de la banca americanista.

Pero viene un golazo de Michael Arroyo que termina con el torso desnudo, hincado y señalando al cielo despejado de Santa Úrsula.

Una nueva remontada, un nuevo triunfo del americanismo que no se cansa de gozar. Minuto 87 de partido y la agonía que sufrían las Águilas era notoria. El empate 2-2 los marginaba de la fase final, pero Arroyo puso el balón dentro de las redes, luego de besar el poste de los Tuzos.

Se cantaba la victoria, pero en una serie de rebotes vino el penalti que condenaba al América, ante la incredulidad de una multitud que ya ponderaba una nueva hazaña. Cvitanich lo cobra de manera perfecta. Cano remata. Pachuca sigue invicto ante las Águilas en el Estadio Azteca en liguillas. El silencio acompaña el fracaso liguero de Gustavo Matosas al frente de las Águilas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS