El 'boom' de los nuevos diseñadores egipcios

Los nuevos creadores de moda en Egipto están saliendo del anonimato
EFE
28/06/2017
20:18
EFE
-A +A

Entre el papel pintado y el ruido de las máquinas de coser, el diseñador egipcio Mohanad Koyak ultima los detalles de su próxima colección en su estudio, situado en el centro de El Cairo.

Tres hombres recortan en una sala, cerrada a los clientes, unos pequeños retales para añadirlos como piezas a las prendas que quedan por terminar, mientras que el diseñador recibe a varias personas que le piden asesoramiento para saber qué vestir en futuros eventos. Koyak asegura a Efe que "en Oriente Medio hay diseñadores con un gran potencial que realizan prendas con mucha calidad".

Desde hace casi un lustro, este joven, de 22 años, trabaja en su propia marca en la que quiere diferenciarse de los demás con trajes que recuerdan al vestuario de la época victoriana, y con los que ya ha ganado miles de seguidores.

A su vez, se lamenta de que los diseñadores locales no tienen apenas visibilidad en Egipto ya que la gente no apuesta por ellos y prefiere comprar marcas internacionales, aunque espera que eso cambie con la reciente devaluación de la libra egipcia, que ha encarecido los productos importados.

deultima_moda_egipto2.jpg

EL CASO DE LAS HERMANAS ABDELROUF.

Los padres de las dos hermanas egipcias Abdelrouf no querían que sus hijas salieran del país del Nilo para formarse en el extranjero, por lo que estas jóvenes, que crearon hace tres años la marca Okhtein (Dos Hermanas, en árabe), estudiaron Comunicación y Marketing para poder aplicarlo al trabajo que desempeñan hoy en día.

Cuando comenzaron a crear sus primeros bolsos, con los que ganaron el año pasado el prestigioso premio Vogue Arabia, se preguntaron cómo orientar sus diseños para no caer en los clichés egipcios.

"Definitivamente, hay muchos estereotipos en la moda egipcia. Hace tres años le dije a mi hermana que tenemos demasiados clichés que se inspiran en las pirámides, en Tutankamón...", afirma a Efe Aya Abdelrouf, de 25 años, mientras se le escapa una sonrisa enumerando el gran número de reminiscencias egipcias.

No obstante, aclara que guardan la identidad y las raíces de su país natal: "buscamos el equilibrio en nuestra identidad. Por ejemplo, añadimos a nuestras obras piezas de metal antiguo de la región o nos inspiramos en la arquitectura de Jal al Jalili (barrio islámico antiguo en el centro de El Cairo) y lo actualizamos con toques más modernos", señala Aya.

La falta de ayudas por parte de instituciones oficiales y de una asociación que les represente, dificulta la proyección y la evolución de los diseñadores en Egipto, pues este mundo es "algo nuevo" ya que El Cairo "no tiene nada de contexto" en el terreno textil, según dice.

deultima_moda_3.jpg

DISEÑO DE JOYAS Y GAFAS DE LUJO.

Por su parte, la egipcia Suhayla el Sheij, de 23 años y creadora de la marca de joyas Sandbox, empezó a diseñar tras ver a su madre en Arabia Saudí, donde ha vivido durante 18 años, fabricando joyería para mujeres.

Desde un pequeño taller en su hogar en las afueras de El Cairo prepara, pieza a pieza, lo que será una joya de color amatista que venderá en unos meses a través de la web.

"La gente cree que los diseñadores de Oriente Medio no pueden producir nada alejado de esa simbología tradicional que caracteriza a la región", asegura a Efe, aludiendo a la diversidad que hay en este mercado.

Otro de los diseñadores locales que ha triunfado en el mercado del lujo con sus gafas de sol hechas en plata y en oro es Amr Saad, que tuvo que irse a Italia para aprender la profesión, según cuenta a Efe en su taller, ubicado en el barrio residencial de Maadi, en El Cairo.

"No hay un mercado claro en la sociedad egipcia. Desconocen el catálogo de oportunidades que brindan los diseñadores locales. Es fácil empezar un negocio aquí, pero no es tan fácil superar los retos diarios", apostilla.

Según Amr, hay ciertos diseñadores que juegan con esos estereotipos egipcios para darle un toque moderno a las prendas, aunque cada marca tiene su historia y se inspira en sus raíces, lo que considera "muy importante no perderlas”.

Por Isaac J. Martín.
EFE/REPORTAJES
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS