Rusia autoriza proyección de película sobre romance del último zar

El primer viceministro de Cultura dijo que no existe ninguna base legal para prohibir el lanzamiento de la cinta
Foto: Archivo
10/08/2017
15:31
EFE
Moscú
-A +A

El Ministerio de Cultura de Rusia autorizó hoy la proyección en las salas de cine de la película Matilda, sobre un romance del último zar, Nicolás II, cuya prohibición pidieron algunos círculos políticos y religiosos.

"No existe ninguna base legal para prohibir la proyección de esa película. Nuestra obligación era autorizarla y es exactamente lo que hemos hecho", dijo el primer viceministro de Cultura, Vladímir Aristajov, citado por medios rusos.

Aristajov salió así al paso de las acusaciones sobre la supuesta violación de las leyes por parte de ese departamento al permitir la exhibición del largometraje en los cines del país, aunque solo sea para mayores de 16 años.

Horas antes, la diputada Natalia Poklónskaya, acérrima detractora de la cinta, aseguró que la autorización ministerial se concedió muy deprisa y con infracciones de la ley.

Poklónskaya aseguró que las autoridades competentes tienen ahora todos los argumentos necesarios para investigar por supuesta violación de la ley sobre extremismo a los funcionarios del Ministerio de Cultura.

Esta semana, dirigentes de varias repúblicas del Cáucaso, entre ellas Chechenia y Daguestán, pidieron a Moscú prohibir la proyección de Matilda en estos territorios.

Artículo

El zar no puede tener amantes ni después de muerto

Una película abordó la relación amorosa entre Nicolás II y la bailarina Matilda Kshesínskaya. La cinta ha indignado a la Iglesia y a la Casa Imperial
El zar no puede tener amantes ni después de muertoEl zar no puede tener amantes ni después de muerto

Sin embargo, al conocerse que el filme había recibido el visto bueno del Ministerio de Cultura, el líder chechén, Ramzán Kadírov, negó que la república fuera a restringir su exhibición, pero se mostró convencido de que "la película no encontraría a su público" en esa región.

Por su parte, la única distribuidora de Ingushetia, otra república del Cáucaso ruso, reveló sus planes de renunciar a la proyección de Matilda por "contener escenas que ofenden los sentimientos religiosos de los fieles".

Matilda toma el título del nombre de pila de la bailarina Matilda Kshesínskaya, de origen polaco, estrella del teatro Marínski de San Petersburgo a finales del siglo XIX y quien mantuvo una corta, pero apasionada relación con el zar entre 1892 y 1894.

Según los historiadores, el romance terminó en cuanto Nicolás contrajo matrimonio y fue coronado, pocos días después de la muerte de su padre, Alejandro III.

El director de la película, Alexéi Uchítel, ha lamentado que todo el mundo critique su trabajo basándose solo en el tráiler, sin siquiera haber visto la cinta entera, y se ha mostrado dispuesto a mostrar el filme a todos los detractores, incluso antes de su difusión en los cines.

Además, según la prensa, quiere presentar a la próxima edición de los Oscar la cinta, que será estrenada a finales de octubre, en vísperas del centenario de la Revolución Bolchevique.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS