Reforma, un museo vivo que preservar

Decenas de bienes culturales en la avenida por la que pasará la Línea 7 del Metrobús serán restaurados por el gobierno local, el INBA y el INAH
En la avenida, originalmente llamada Paseo de la Emperatriz, confluyen distintos tiempos históricos (CHRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL)
03/07/2017
03:50
Abida Ventura
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

La ruta que tomará la Línea 7 del Metrobús sobre Paseo de la Reforma tendrá como paisaje uno de los corredores culturales y artísticos más ricos que hay en la ciudad. Trazada hace más de 150 años con la intención de crear un camino que uniera al Castillo de Chapultepec con el Palacio Imperial y el centro de la ciudad, la avenida Reforma congrega en su trazo actual, desde la fuente de Petróleos hasta la Glorieta de Peralvillo, gran cantidad de esculturas, glorietas, jarrones, piezas ornamentales, obras artísticas y mobiliario urbano que deben ser considerados como bienes culturales de la ciudad y que, tal como lo indica el documento en el que el INAH autoriza el proyecto de Metrobús, serán restaurados por el gobierno capitalino bajo la supervisión del mismo INAH y del INBA, institutos encargados de la salvaguarda del patrimonio histórico y artístico.

Según el documento, INAH y el gobierno de la ciudad “llevarán a cabo todas las acciones necesarias para la recuperación integral de los bienes culturales ubicados en el trazo del corredor vial, incluyendo los conjuntos escultóricos, esculturas, jarrones, bancas y demás elementos existentes”.

Por su antigüedad e importancia histórica, dos tramos del emblemático corredor están considerados por el INAH como Zonas de Monumentos Históricos: el que pasa por la Primera Sección del Bosque de Chapultepec y el que va de la Estela de Luz a Bucareli.

En el primero, más que monumentos particulares, el Instituto considera el área de alto potencial histórico y arqueológico dado que fue un espacio muy importante en tiempos prehispánicos. De acuerdo con Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del INAH, “el Instituto tiene competencia para mantener el carácter histórico del lugar”, por lo que solicitaron al proyecto de construcción del Metrobús respetar la imagen histórica del área, evitar la tala de árboles y mantener el tamaño de las banquetas. En los camellones del tramo también hay esculturas y piezas artísticas que son parte de la imagen urbana, como las 13 de la serie Campanas, de artistas como Leonora Carrington, Manuel Felguérez, Brian Nissen y Vicente Rojo, instaladas en 2012 frente al Museo Nacional de Antropología.

El otro tramo es donde se concentra la mayor cantidad de bienes culturales, ya que incluye el trazo original e histórico. Están las 37 esculturas de personajes ilustres de la Reforma que comenzaron a colocarse desde 1889; 28 jarrones de bronce intercalados con las estatuas, bancas de piedra de cantera que desde 1878 se integraron, y cuatro glorietas: la de Cristóbal Colón, la de Cuauhtémoc, la Columna de la Independencia y la Diana Cazadora. Se suman monumentos, esculturas de artistas como Leonora Carrington y bancas artísticas de la exposición Diálogo de bancas, de 2006. En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL se aprecia que la mayoría de los monumentos históricos y las obras artísticas están descuidadas, vandalizadas, con elementos faltantes y grafitis.

Además, por la existencia de esculturas y monumentos del siglo XX, el trayecto norte de la avenida, de Bucareli a Peralvillo también es considerado de alto valor artístico, de ahí que la restauración de esos bienes deberá estar a cargo del INBA. A lo largo de la ruta, entre tres glorietas que hoy son hogar para indigentes, están distribuidos 39 esculturas de personajes ilustres, alternados por jarrones colocados entre 1976 y 1982, cuando el gobierno amplió Reforma hacia el norte.

Los elementos históricos y artísticos convierten a Reforma, originalmente bautizada Paseo de la Emperatriz, en uno de los corredores más ricos de la ciudad. “Este paseo, que es de todos y que es emblemático, es una suma de elementos en donde la jardinería, los monumentos, los elementos pequeños como bancas, el mobiliario urbano forman una atmósfera inigualable. Reforma es un museo vivo, tocable, presumible y fotografiable”, dice el arquitecto Rubén Ochoa Ballesteros, vecino de la colonia San Rafael y presidente de la Fundación Privada Verde.

En opinión del arquitecto, todos estos elementos históricos y artísticos deben ser conservados, pues son parte de la memoria histórica de la ciudad.

A lo largo del Paseo también hay elementos urbanos históricos poco conocidos y que, sostiene el arquitecto, deberían resaltarse, como una marca topográfica que sirvió para realinear la avenida en 1875, una década después de que en 1864 comenzara a ser trazada por órdenes del emperador Maximiliano de Habsburgo. El vestigio pasa desapercibido entre las plantas y bancas de la plaza Luis Pasteur. “No es ornamental ni monumental, pero es un elemento práctico para la topografía, sirve como una referencia de nivel. Este nivel fue utilizado para el primer realineamiento de la avenida, que fue hecha en 1875 por Sebastián Lerdo de Tejada, quien mandó a ensancharla… No es decorativo ni artístico, pero es una marca histórica”, destaca.

Sin embargo, la parte histórica de la ruta que tomará el Metrobús no termina en Peralvillo. A partir de ahí comienza otra Zona de Monumentos Históricos, la de la Calzada de los Misterios, donde se encuentran 15 ermitas construidas a finales del siglo XVII para que los peregrinos rezaran en su camino hacia la Villa de Guadalupe; también se conservan los restos de una rotonda que enmarcaba la calzada. La Secretaría de Obras, el INAH y la Comisión de Arte Sacro de la Arquidiócesis han prometido un proyecto de restauración de esos monumentos virreinales.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS