Reviven tren que resistió la II Guerra Mundial

El convoy, a una velocidad de 6.4 km/h, pasa por un cementerio ferroviario
Foto: AFP
28/07/2017
14:07
AFP
Londres
-A +A

Recorrió las entrañas de la capital británica durante décadas y ni siquiera fue interrumpido por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. El tren del correo de Londres, parado desde 2003, vuelve a funcionar para hacer descubrir al público sus galerías.

A una velocidad de 6.4 kilómetros por hora, este pequeño tren, de sólo 70 centímetros de ancho, guía a los visitantes por sus túneles, pasando por un cementerio ferroviario o antiguas plataformas de clasificación, actualmente abandonadas.

"Este ferrocarril siempre estuvo dedicado al servicio postal", explica a la AFP Adrian Steel, el director del Museo Postal.

"Es la primera vez que el gran público va a poder recorrer estas galerías, examinar algunas máquinas y aprender la historia del ferrocarril postal", precisa.

A partir del 4 de septiembre, un circuito de un kilómetro permitirá restablecer una página de la historia de la capital británica, a bordo del que fue el primer tren eléctrico sin conductor del mundo.

A lo largo del siglo XX, millones de cartas viajaron cada día, ante el desconocimiento de los londinense, por los diez kilómetros de túneles escavados bajo sus pies. El Mail Rail unía entonces las principales estaciones de Londres con las instalaciones subterráneas de clasificación del correo.

La construcción de la línea comenzó en 1914, y movilizó a los mejores ingenieros de la época, que crearon lo que Adrian Steel califica como "proeza técnica".

La construcción se vio interrumpida un año más tarde ante la escasez de materiales y de mano de obra debida a la Primera Guerra Mundial

Durante el conflicto, los túneles fueron utilizados para proteger de los ataques aéreos a algunas obras de arte, especialmente la Piedra de Rosetta, un fragmento de estela gravada del Egipto antiguo que permitió descifrar los jeroglíficos, conservada en el Museo Británico.

El tren del correo comenzó a funcionar en 1927 y redujo los tiempos de entrega entre las diferentes estaciones de clasificación de Londres de varias horas a tan solo 30 minutos.

Durante 76 años, circuló 22 horas al día, transportando diariamente 4 millones de cartas de media. Ni siquiera el Blitz, la campaña de bombardeos intensivos liderados por el ejército del aire alemán durante la Segunda Guerra Mundial, interrumpiría su actividad.

Pero el cierre de los centros de clasificación, que se trasladaron fuera de la capital, provocó finalmente el cese de la actividad del Mail Rail, que dejó de funcionar en 2003.

Su descubrimiento constituye una de las principales atracciones del nuevo Museo Postal, que abre sus puertas el 28 de julio y traza el gran papel desempeñado por el correos británico en 500 años de existencia.

Entre las historias de guerras y de piratería que marcaron su historia, los visitantes descubrirán además el heroísmo de los agentes embarcados en el Titanic y su intento desesperado de salvar del agua 3 mil sacos de correo.

El museo muestra también un experimento algo más reciente: la entrega de correo a través de cohetes a algunas islas remotas de Escocia, que, finalmente, no tuvo éxito.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS