"Paquitas", muñecas que enseñan lenguas indígenas

Náhuatl, wixárika, totonaco y purépecha son lenguas que hablan
Foto: Conacyt
12/07/2017
10:45
EFE
Puebla, México
-A +A

La tecnología se disfraza en México de muñecas con rasgos y vestimentas indígenas capaces de hablar lenguas prehispánicas, como el náhuatl, totonaco o purépecha, para acercar a los niños a sus lenguas autóctonas.

Investigadores y alumnos del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe) diseñaron una colección de "Paquitas" o "Paquitos" para el aprendizaje de idiomas nativos entre niñas y niños de comunidades indígenas.

"Se trata de juguetes tangibles, manipulables por los niños, robots que hablan", explica a Efe Frida Villavicencio, investigadora del Laboratorio de Lengua y Cultura Víctor Franco del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).

 

Tras dos años de trabajo, el grupo de investigadores logró el desarrollo de seis prototipos, de los cuales cuatro "llamamos monolingües", que son propiedad del Ciesas y hablan una lengua según su vestimenta", señala Angélica Muñoz, investigadora de Ciencias Computacionales del Inaoe.

Artículo

Relatos rescatan lengua en riesgo de desaparecer

En la localidad El Trebol 2 los pobladores tepehuanes más ancianos son los que aún retienen en su memoria las historias
Relatos rescatan lengua en riesgo de desaparecerRelatos rescatan lengua en riesgo de desaparecer

Uno habla náhuatl, otro wixárika, uno más totonaco y el cuatro purépecha y portan "su traje tradicional", precisa.

Además, cuentan con dos muñecos políglotas que, en función de la vestimenta hablan una u otra lengua, esto gracias a sensores en las prendas.

"Paquitos" y "Paquitas" nacen con rasgos y vestimenta indígena como un modelo de identificación social para los menores.

"Es importante que lo niños vean reflejados sus tradiciones, su manera de vestir, además de su manera de hablar, para que sea más fácil la apropiación de este juguete", dice a Efe Aurelio López, también del Inaoe.
paquitas_lenguas_indigenas-dra-mun-oz-mele-ndez.jpg
En una búsqueda en mercados y tiendas de juguetes, los investigadores no hallaron muñecos que se asemejaran a las características del niño mexicano.

"Decidimos ir sobre algo hecho especialmente para nosotros y encontramos una artesana en Puebla que hace unos muñequitos, ella los diseña y los viste", explica Muñoz.

Así surge al "Paquito" de Cuetzalan, que habla náhuatl, la "Paquita" purépecha y la niña que habla totonaco, entre otros. Cada uno con su atuendo tradicional.

Debajo de la vestimenta hay un robot con sensores, lectores y un módulo para grabar y reproducir audio. "Tienen bocina, reproductor de audio escondido en su cuerpo y en su ropa sensores", detalla Muñoz.

Los sensores reaccionan a movimientos de distintas partes del cuerpo, como la cabeza, la boca, el ojo, el pie o la espalda.

Los "paquitos" van dirigidos a niños de entre 2 y 4 años con varios tipos de juegos. Al ser encendidos, los muñecos saludan y comienzan a interactuar.

En un juego más sencillo, los pequeños robots van diciendo las partes del cuerpo que el niño presiona; en otro más complejo, es el niño quien debe tocar la parte del cuerpo que señala el muñeco.

"En la versión pasiva, el robot se enciende, saluda y queda en espera de que se le activen sus sensores; una vez se activa su sensor, por ejemplo, la mano, entonces pronuncia esa parte de su cuerpo", explica López.

El proyecto, denominado "Desarrollo de tangibles educativos y robots pedagógicos para el aprendizaje y revalorización de lenguas indígenas mexicanas", está en fase de evaluación y pruebas en la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Artículo

Presentan primer libro para enseñar náhuatl

La publicación fue elaborada por un equipo de 12 maestros y dos coordinadores. Cuenta con 30 fichas que permiten a los alumnos aprender la lengua
Presentan primer libro para enseñar náhuatlPresentan primer libro para enseñar náhuatl

Además, ha sido presentado a diversas instituciones educativas en el estado de Puebla, mostrando "gran aceptación" por parte de los niños.

Según el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, en México se hablan 68 lenguas originarias, colocándose como uno de los países con mayor riqueza lingüística del mundo.

"Cada lengua es una manifestación de cómo opera el cerebro humano, no solo es cuestión de folclorismo, sino de preservar conocimientos humanos", indicó López.

En la actualidad, estas lenguas corren el riesgo de desaparecer ante un uso cada vez menor entre la población. Por ello, los expertos destacan la necesidad de preservar las lenguas indígenas a través de políticas públicas que fomenten el bilingüismo.

Una política educativa podría impulsar un bilingüismo hacia adentro, con el fomento de lenguas indígenas, pero también hacia afuera, es decir, "abrirnos a otras lenguas que dotan a los niños de otras capacidades en su razonamiento", resalta López.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS