Estrena escultura de El Caballito iluminación especial

La estatua de Carlos IV volvió a ver la luz tras ser dañada en 2013. La luz será temporal, pues en unas semanas colocarán una propuesta mejorada
FOTO: Yadin Xolalpa
28/06/2017
21:59
Abida Ventura
-A +A

La escultura ecuestre de El Caballito estrenó esta noche una iluminación especial.

La estatua de Carlos IV y su caballo que esta mañana volvió a ver la luz luego de que en2013 fue dañada con ácido nítrico, resaltó con las luces que el gobierno de la Ciudad de México colocó en la Plaza Tolsá para darle realce a la pieza.

De acuerdo con Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del INAH, esta iluminación será temporal y que en unas semanas colocarán una propuesta mejorada. "Para el evento de inauguración autorizamos un proyecto que se pudo hacer rápidamente en las últimas tres semanas para tener hoy en la noche una plaza iluminada, este proyecto lo consideramos como temporal, que debe mejorarse por la calidad de la pieza escultórica, queremos tener un proyecto emblemático", señaló hoy por la mañana, en conferencia de prensa después de la ceremonia de entrega del Caballito.

La Secretaria de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, encabezaron esta mañana la develación de la escultura conocida como El Caballito, después de que en 2013 fuera dañada con ácido nítrico por trabajadores contratados por el gobierno capitalino.

Siete meses después de que especialistas del INAH comenzaron el proceso de restauración y con una inversión de 7.5 millones de pesos, la escultura volvió a integrarse al entorno de la Plaza Tolsá.

Para su recuperación, especialistas del INAH trabajaron desde julio de 2016 desarrollando el diagnóstico y los estudios técnicos y científicos. A partir de noviembre de ese año comenzó la restauración de la escultura.

También fue sometido a limpieza el pedestal realizado en 1852 por el arquitecto Lorenzo de la Hidalga.

Durante los trabajos de limpieza del pedestal, los especialistas hallaron una cápsula del tiempo que fue colocada en 1979 cuando la escultura fue trasladada de la glorieta de Bucareli a la Plaza Tolsá. Contenía monedas de la época, documentos y planos que presentaban daños por las filtraciones de agua. Las piezas fueron restauradas y repuestas en el contenedor. Al volver a sellar la caja, colocaron documentos y objetos que atestiguan la intervención que se hizo en estos últimos años. “No vamos a decir qué es, para que cuando se haga la siguiente intervención la encuentren”, sostuvo Arturo Balandrano.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS