Recuperan estatuilla etrusca desaparecida en la II Guerra Mundial

En los últimos treinta años, la figura había estado en poder de un coleccionista privado inglés que decidió devolverla a
FOTO: EFE/Museos de Berlín.
28/02/2017
14:49
-A +A

La Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano (SPK), institución que engloba a los museos públicos de Berlín, informó hoy de que ha recuperado una valiosa estatuilla de bronce etrusca desaparecida desde la Segunda Guerra Mundial y que ha sido devuelta por un coleccionista privado inglés.

La figura, la representación de un guerrero tocado con un casco, había pertenecido desde 1869 a la colección de arte antiguo de los museos berlineses y fue identificada recientemente en el mercado del arte, según explicó la Fundación en un comunicado.

En los últimos treinta años había estado en poder de un coleccionista privado inglés; había sido adquirida probablemente antes de 1979 y se puso a la venta en 2015 a través de la casa Oliver Forge and Brendan Lynch.

Forge contactó con Judith Swaddling, responsable de las colecciones etruscas del Museo Británico, y esta experta identificó la estatuilla como parte de la colección de arte antiguo de los museos de Berlín, de lo que fue informado el dueño de la escultura.

Este se mostró dispuesto a devolver al figura a quien fue su legítimo propietario, un acto que, en opinión de Hermann Parzinger, presidente de la SPK, "es un excelente ejemplo de cómo propietarios, marchantes de arte y museos pueden trabajar juntos para devolver las piezas a las colecciones de las que desaparecieron debido a circunstancias históricas".

La figura protagonista de esta historia, de 17 centímetros de altura, está datada en el periodo arcaico tardío (entre el siglo VI y V antes de Cristo) y pertenece a un grupo de estatuas de pequeño formato y con rasgos abstractos de escenas de guerra procedente del centro de Italia.

En su día el guerrero recuperado llevaba en sus manos una lanza y un escudo, pero las armas ya habían desaparecido en el siglo XIX, cuando la estatuilla llegó a la colección de los museos berlineses como herencia del arqueólogo Eduard Gerhard. 

 

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS