Manos inexpertas restauran arte sacro de Yucatán

Uno de los principales retos que enfrenta la conservación de piezas religiosas es lograr que las comunidades conozcan su importancia
19/07/2015
10:53
Notimex
Mérida
-A +A

En Yucatán existen innumerables piezas de arte sacro, desde grandes retablos hasta pequeñas piezas en pequeñas comunidades, pero en estas últimas su conservación es inadecuada al ser intervenidas sin el trabajo de un experto.

La restauradora del Centro INAH-Yucatán, Natalia Hernández Tangrife, destacó que uno de los principales retos que enfrenta la conservación de piezas religiosas, es lograr que las comunidades conozcan su importancia y acudan a especialistas para ello.

“Si pudiéramos describir cuál es el nivel de conservación en comunidades pequeñas, podríamos decir que son desatendidas, porque no saben que son piezas que requieren de procesos específicos. Conocen que son piezas antiguas, porque han pasado y han estado en sus comunidades por años” , dijo.

También se puede decir, abundó, que tienen esta noción de conservarlas, porque las ven deterioradas y quieren mandar a restaurarlas, “pero no saben que nos las pueden mandar con cualquier persona, sino que tiene que ser un especialista” .

Señaló que la realidad es que “muchas de las piezas, cuando se tiene contacto con ellas vemos que tienen diversos grados de deterioro y por ende, se define qué tan susceptibles son a la restauración” .

Por el contrario, los grandes y exuberantes retablos son bastante atendidos por ser piezas relevantes, pero hay en comisarías (piezas) muy pequeñas, donde son parte de la historia y se debe velar por su conservación.

Hernández Tangrife refirió que mediante el Programa de Desarrollo Cultural Municipal, avalado por la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta) , iniciaron desde hace dos años diversas acciones de restauración en varias comunidades del estado.

“Lo primero que hacemos es desarrollar un análisis visual del estado físico de la pieza. Generalmente nos topamos con esculturas policromadas que han sido sujetas a capas pictóricos inadecuadas o bien ataques a la madera por insectos.

“Muy común también son los desajustes de ensambles, cuando han sido elaborados bajo esta técnica; por pérdida de piezas como dedos o falanges, por pintas para tratar de devolver a su capa pictórica original” , aseguró.

Añadió que en la actualidad están en proceso de restaurar dos San Francisco, correspondientes a la época de la Colonia y que se encontraban en la comunidad de Hocabá, así como un Cristo en la localidad de Popolá, al oriente del estado, ello como parte del Programa de Desarrollo Cultural Municipal de Sedeculta.

 

 

cvtp

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS