Ladrón devuelve antigüedades 20 años después de robo

"Sólo me han traído problemas", escribió la persona al regresar las piezas a un museo de Israel
20 años después de robo, ladrón devuelve piezas arqueológicas
No roben, aconsejó el ladrón en el mensaje Foto:EFE
13/07/2015
08:04
Jerusalén
EFE
-A +A

Un ladrón anónimo ha devuelto a un museo, 20 años después de haberlas robado, dos piezas arqueológicas con una escueta nota mecanografiada en la que se podía leer: "sólo me han traído problemas" , informó hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) .

Se trata de dos piedras de dos mil años de antigüedad empleadas para ser arrojadas por ondas o ballesta, que fueron dejadas en el Museo de Culturas Islámicas y de Oriente Próximo de la ciudad de Beersheva, al sur del país.

Las piezas serán transferidas al Departamento Nacional de Tesoros de la AAI, explicó la institución en un comunicado.

Un empleado encontró el hallazgo hace una semana en el patio del museo en el interior de una bolsa junto a la nota mecanografiada que indicaba su naturaleza y procedencia.

"Éstas son dos bolas romanas de ballesta de Gamla de una residencia a los pies de la cima. Las robé en julio de 1995 y desde entonces no me han traído más que problemas. Por favor, no roben antigüedades" , rezaba el anónimo.

Gamla era una ciudad judía antigua situada en los Altos del Golán y se cree que fue una fortificación seleúcida durante las Guerras Sirias antes de convertirse en un asentamiento romano durante la Gran Revuelta judía del primer siglo de nuestra era.

La directora del museo, Dalia Manor, informó del descubrimiento a la AAI y pronto las dos piedras se sumarán a otras empleadas para ser disparadas con ballesta procedentes de excavaciones en Gamla y que hoy figuran en el archivo del Departamento Nacional de Tesoros.

Dani Syon, arqueólogo de la AAI que excavó en Gamla durante años dio la bienvenida al retorno de las piedras.

"Cerca de dos mil piedras como estas fueron encontradas en la excavación. Los romanos las dispararon contra los que defendían la ciudad a fin de alejarlos de las murallas y pudieron aproximarse al muro y romperlo con un ariete. Eran manualmente cinceladas en el lugar por soldados o prisioneros" , explicó.

 

 

cvtp

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS