Vaticano limpiará sus esculturas con removedores de tatuajes

Máquinas láser son idóneas para realizar trabajos de remoción de suciedad sobre las obras plásticas sin dañarlas
"La piedad", elaborada en una sola pieza de mármol por Miguel Ángel Buonarroti entre 1498 y 1499, ubicada en la Basílica de San Pedro, será una de las beneficiadas. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL
25/06/2015
13:27
MÉXICO
-A +A

¿Quién diría que una máquina removedora de tatuajes fuera la candidata ideal del Vaticano para limpiar sus esculturas?

De acuerdo con el portal The Guardian, la Santa Sede solicitó a la compañía italiana Lyntons Lasers equipos láser especializados en retiro de grabados de la piel para remover las partículas de suciedad acumuladas en las obras plásticas que acoge, a lo que la empresa respondió donándole las máquinas.

Pero no es la primera vez que se emplean estos aparatos para la limpieza de arte. Andy Charlton, presidente de la compañía suministradora, dijo al medio que estos ya han sido solicitados por diversas galerías de arte y museos gracias a su "método extremadamente suave de limpieza y eliminación de suciedad sobre las superficies más frágiles".

La máquina de eliminación de tatuajes emite pequeños pulsos de radiación láser cercanos al espectro infrarrojo para deshacer las partículas no deseadas, eliminando adherencias de contaminantes en una superficie, así como lo hace con la tinta en la piel.

El método de limpieza suele usarse en esculturas más que en pinturas. "Con óleos o frescos se puede hacer, pero es más difícil cuando se trata de pigmento", dice Charlton, quien explica que la función del láser sobre una obra pictórica es calentar la contaminación y expulsarla, pero se debe ser muy cuidadoso para no quemar la pintura.

"Las esculturas medievales parecen tener poco en común con los tatuajes dedicados a los amores fallidos del pasado, pero el proceso de remover el ayer (de la piel) puede ser virtualmente idéntico (a la limpieza de esculturas)", dijo el empresario.

El cardenal Giuseppe Bertello, integrante del círculo íntimo de asesores del Papa Francisco, organizó una ceremonia privada para los ejecutivos de Lyntons Lasers en la Pinacoteca del Vaticano con motivo de la recepción de los equipos donados y les ofreció un recorrido guiado por las obras de arte privadas de la Santa Sede.

La postura de la religión católica ante los tatuajes no es de condena y esta práctica es más bien vista por las autoridades eclesiásticas como "una cuestión de gusto, no de moral", de acuerdo con The Catholic Herald.

Cuenta The Guardian que en junio de 2013 Francisco fue fotografiado ofreciendo su bendición a motociclistas tatuados que arribaron en peregrinación a la Plaza de San Pedro, en Roma, con motivo del 110 aniversario de la compañía de motocicletas Harley-Davidson.

 

rqm 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS