Se encuentra usted aquí

El Ensamble Youak se abre camino

Desde hace seis años, la agrupación reinterpreta música tradicional con técnicas de clásica
El grupo ha participado en dos ediciones del Cervantino y se ha presentado en al menos 10 estados de la República (CORTESÍA ENSAMBLE YOUAK)
25/07/2015
01:28
Axel Avendaño
-A +A

[email protected]

El primer paso para solucionar los problemas del país es que nos guste México y nos guste ser mexicanos, considera Izcacel Pérez Pasten, cofundador y compositor de Ensamble Youak, un grupo que fusiona la música tradicional con la música clásica.

“En México tenemos ese problema, de que no nos gusta nuestra cultura como tal, pensamos que es mejor cualquier otro lado, que los europeos, los argentinos o chilenos son mejores, siempre estamos buscando algo que no seamos nosotros, entonces a mí me parece que gran parte de lo que se puede hacer para mejorar el país es que de entrada nos guste ser mexicanos y la manera que he encontrado desde mi trinchera para hacer eso es justamente mediante la música”, expresa el compositor en entrevista.

En 2009, junto con el guitarrista Alan Avendaño Guerra, decidió conformar Youak, un ensamble de cuerdas que reinterpreta la música tradicional del país (a la que califican de “maravillosa”) con técnicas de la música clásica. También cuentan con obras originales.

Desde ese año y hasta la fecha, la agrupación ha escalando poco a poco; de los auditorios de la Escuela Superior de Música del INBA —de donde ambos egresaron— saltó a festivales de al menos 10 estados de la República, incluyendo dos Cervantinos (2012 y 2014), en los que reflejaron la inmensa variedad de la música tradicional de México, desde sones jarochos, como “La Bruja” y “La Llorona”, hasta corridos como “Caminos de Guanajuato”, de José Alfredo Jiménez y “El Sinaloense”.

Pero el camino no ha sido fácil para Pérez Pasten y Avendaño Guerra, quienes junto con Claudia Arellano (voz), Pamela Mireles (violín), Sarahí Martiarena (viola), Daniel Castillo (violonchelo), y René Ibarra (contrabajo) han tenido que aprender a manejarse en la industria musical “a prueba y error”, ya que no cuentan con el apoyo de una disquera.

“Ha sido interesante y a la vez complicado ir contra los estereotipos y las tendencias comerciales, pues mientras unos artistas ganan millones, los independientes tenemos que irnos abriendo camino, consiguiendo espacios, tocando puertas, todavía tenemos que ir tocando puertas, han sido seis años de tocar puertas pero afortunadamente nos han abierto muchas”, expone Alan Avendaño.

Y agrega: “Son seis años de trabajo y a veces uno se desanima ante las adversidades y dices ‘mejor me voy a tocar pop y rock y me dejo de andar inventando cosas’, pero después de cada concierto uno siente que está haciendo lo correcto”.

En octubre del año pasado, Youak logró sacar Noches sin fin, su primer disco; en junio estrenaron su segundo video, titulado “Mi vida”, que se suma a “Jamás”, ambas piezas originales de Izcacel Pérez Pasten que el ensamble logró llevar a la pantalla gracias a la ayuda y cooperación de muchas personas que han creído en ellos.

Youak es una palabra de origen náhuatl que significa “en la noche”, y el ensamble escogió este nombre junto con su logo —una calaverita de azúcar en alusión al Día de Muertos— para reforzar la idea de que su misión es rescatar la riqueza cultural mexicana, reto ante el cual, aseguran Pérez Pasten y Avendaño Guerra, no cesarán, pues entre sus planes está sacar más discos e incluso llevar al extranjero su propuesta musical.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal