Difundir más la obra de Alfonso Reyes, el reto de Garciadiego

Javier Garciadiego velará por el patrimonio documental del recinto. (CRISTOPHER ROGEL. EL UNIVERSAL)
01/07/2017
00:26
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

Javier Garciadiego asumió la dirección de la Capilla Alfonsina con la certeza de que éste fue el lugar “de tertulia literaria más importante de México y no ha tenido algo similar a mediados del siglo XX”. El historiador asegura que la vocación fundamental de este recinto es difundir la obra de Reyes, fomentar estudios sobre él y cuidar su patrimonio documental.

“Este es de verdad un sitio histórico para la literatura y para la cultura de México a mediados del siglo XX. Por aquí pasó todo mundo. Venían a pedirle consejo a Reyes, a pedirle que los leyera, a pedirle algún libro, a que les contara alguna experiencia o que les detallara algo de su obra. Por eso es la Capilla Alfonsina, este fue el santuario de la literatura mexicana a lo largo del siglo XX”, afirma Garciadiego.

La Capilla Alfonsina fue llamada así por los amigos de Alfonso Reyes, en particular por Enrique Diez Canedo, pero el nuevo director dice que no tiene connotación religiosa: “Es un poco el santuario bibliográfico, obviamente civil y laico, de Alfonso Reyes”.

Garciadiego indica que en la Capilla Alfonsina están los libros de Reyes, pero lo más valioso son las primeras ediciones de sus obras.

“Es muy importante también el archivo de Alfonso Reyes, que yo diría que tiene cuatro ramos: cerca de 50 mil cartas, algunas publicadas, dependiendo de la importancia del destinatario, por ejemplo están publicadas las cartas con Pedro Henríquez Ureña, con Octavio Paz, con María Zambrano, pero faltan muchísimas. Otra parte importante son 100 mil hojas de todos los originales mecanuscritos y con algunas notas manuscritas de sus libros y artículos... de hecho tenemos la máquina de escribir con la que trabajó. Siempre está aquí”, indica.

Una tercera parte importantísima del archivo, dice, es su diario, 16 cuadernos de diarios con, incluso, algunas confesiones íntimas.

“Es un registro de trabajo, qué está leyendo en ese momento Reyes y qué está escribiendo. En el diario también encontramos referencias a amigos, cartas y registros de visitas. En el diario queda claro que esta Capilla Alfonsina fue el lugar de tertulia literaria más importante de México y no ha tenido algo similar a mediados del siglo XX”.

Asegura que a la Capilla Alfonsina asistían José Vasconcelos, Enrique González Martínez, José Gaos, Carlos Fuentes, Jaime García Terrés, Octavio Paz, Ramón Xirau, domo indica el diario de Reyes.

Garciadiego asegura que Reyes es una mina de información literaria de manera grata, no erudita ni pesada, “era un gran consejero a nivel humano, político y personal. Tuvimos una joya en Alfonso Reyes, México aún no se da cuenta de ese gran mexicano que fue”.

Recalca que Reyes “tiene 26 volúmenes de una obra de una calidad y hondura pareja. Pero la falta de ese libro emblemático ha dificultado su lectura. Claro que es conocido, pero podría serlo mucho más” y a eso se abocará como director de la Capilla Alfonsina.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS