Miklos indaga en los archivos de su mente

En la novela La pampa imposible (Literatura Random House ), el autor rememora su pasado para hallar su “caja negra”
El escritor David Miklos retoma en la nueva publicación personajes y lugares de su libro La piel muerta. FOTO: GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL
14/06/2017
00:22
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

Si hubiera que definirla con una imagen, entre la primera novela de David Miklos, La piel muerta, y su más reciente historia, La pampa imposible, hay una especie de cierre de elípsis o de banda de Moebius, tal como lo deffine el propio autor, quien asegura que en esta nueva novela aparecen personajes y lugares de La piel muerta.

“Es una especie como de cierre elíptico o una especie de banda de Moebius entre un libro y el otro y los que están en medio, es mi décimo libro de narrativa y finalmente en todos está esa misma exploración, pero creo que aquí lo hice de manera mucho más depurada”, afirma el narrador, editor y profesor nacido en San Antonio Texas, en 1970.

En esta nueva historia publicada por Literatura Random House, David Miklos relata la vida de un hombre joven que está en casa con su mujer y mientras ella pela almendras, él lee en el periódico la noticia de la desaparición de un avión en pleno vuelo. Su memoria, entonces, abre dos momentos de su pasado: en uno revisita la casa en la que pasaba el verano con su familia, ahora ausente, y en el segundo su despertar sexual y adulto en Montebello, su barrio.

La pampa imposible es ese amplio terreno de la memoria donde se encuentran todos los cabos de estas pérdidas, y al mismo tiempo es una novela que dialoga con mi primer libro, La piel muerta; pero aquí creo que lo hago de manera más clara. Al principio yo buscaba contar una serie de voces más que una historia en sí, aquí sí busco contar una historia a partir de una sola voz pero en varios tiempos, y es un poco el revés de La piel muerta“, afirma el también autor de La gente extraña, La hermana falsa, Brama y Dorada.

Cierto es que La pampa imposible es una indagación en el pasado y es la historia de varias pérdidas que desembocan en una suerte de ganancia del narrador, es la búsqueda de algo que perdió o que no resolvió el hombre que desde el presente, viendo a su mujer pelar almendras, regresa al pasado para hallar allí su “caja negra”.

“La idea del libro es mostrar cómo nuestra memoria, ese registro de eventos, algunos que damos por verdaderos y otros que damos como por ambiguos o que nos provocan duda, son una caja negra finalmente, y mostrar cómo también en nuestro devenir cotidiano estamos rodeados de ruido, de noticias, de eventos —más ahora con ese acceso permanente a Internet, redes sociales, gente que está buscándonos y que estamos buscando—, quitando esas capas también hay verdades o reflejos de lo que somos”, señala el también jefe de redacción de la revista Istor.

Pasión por la voz literaria. Han pasado 12 años desde que David Miklos publicó La piel muerta, su primera novela, a la que le han sucedido nueve. En ellas ha apostado a todo un ejercicio de creación literaria que tiene que ver con las sonoridades de la voz narrativa.

“He querido ver qué tanto se puede ensanchar una misma voz. Siempre he apostado por la sonoridad, por el poder que tiene una voz narrativa, incluso por encima de la historia que se está contando, sin embargo esa voz responde a una historia que quiere ser contada. Creo que lo que he ido haciendo de algún modo es buscar una claridad para que esa voz se exprese de manera más fidedigna a lo que yo estoy pensando narrativamente. De hecho, crear lugares que aparentemente no existen en la geografía real es simplemente como abrir la posibilidad de que el lector encuentre sus propios territorios allí”, dice.

Sin embargo, asegura, que no hay nada fantástico en lo que narra, pues ésta es una novela que abreva del realismo exterior e interior. Es una novela con la que cierra un ciclo, la elípsis o banda de Moebius, y marca el principio de algo nuevo.

“No sólo a nivel de las historias, es como dar un paso hacia otro lado y para adelante, espero. En este lapso de 12 años han pasado muchísimas cosas y a la hora de escribir me doy cuenta cómo ha cambiado mi escritura aunque la intención sea la misma”, afirma el narrador.

La pampa imposible se presenta mañana a las 19:30 horas en el Centro Horizontal (Colima 378, Roma).

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS