“Otros movimientos que detonó el 68, en CCUT”

Ricardo Raphael dice que el centro cultural de la UNAM enriquecerá su discurso y abordará temas como la migración
El escritor y periodista es autor de libros como Los Socios de Elba Esther, El Otro México y Mirreynato (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
02/05/2017
00:51
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

Durante este año y el siguiente, los temas migratorios y la conmemoración de los 50 años del Movimiento del 68 serán los ejes rectores en la agenda del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), que desde marzo tiene como director al escritor y académico Ricardo Raphael.

En el caso del Movimiento del 68 la idea es “dignificar por todo lo alto” la memoria de ese suceso que detonó otros movimientos sociales y marcó a la sociedad mexicana. Por eso, uno de los proyectos cruciales será la renovación del Memorial del 68, explica en entrevista el periodista y colaborador de EL UNIVERSAL: “Vamos a actualizar las exposiciones, de tal manera que haya más presencia de nuevas tecnologías. Es un memorial que se hizo hace 10 años, la idea es refrescarlo”.

Se dice honrado de dirigir este espacio cultural, especialmente por el proyecto que está en puerta: la conmemoración de los 50 años del movimiento estudiantil. Los planes y programa de actividades se darán a conocer en octubre de este año. “Permitir que el CCUT sea un lugar que detone un debate amplio sobre lo que implicó el 68 y los movimientos que vinieron posteriormente me tiene muy entusiasmado. Es un proyecto grande”, expresa.

Adelanta que el espacio, ubicado en la Torre de Tlatelolco, crecerá en metros cuadrados con el fin de incluir en la museografía materiales que den cuenta de los movimientos posteriores al 68 para entender este evento más allá de la matanza en la Plaza de las Tres Culturas. “Fue muy importante el 2 de octubre, y no se olvida, pero el 68 no solo fue eso, alrededor de ello hubo movilizaciones muy importantes; muchos de los líderes, de las personas que vivieron ese movimiento dieron origen a otros. Sería impensable el movimiento democratizador en México sin el 68; el movimiento feminista sería impensable sin los liderazgos que surgieron en el 68, o la lucha contra la discriminación sin la enorme diversidad que se defendió entonces. La idea es poner a dialogar el 68 con esos otros movimientos sociales, con una intención: recorrer la historia de la ciudadanía mexicana, esa que ahora gozamos, con los derechos políticos, sociales, económicos, civiles. Este memorial se verá robustecido y ampliado con estas ideas”, abunda.

Esa propuesta museográfica apostará por las nuevas tecnologías para apelar a los jóvenes y adolescentes que frecuentan este espacio. De acuerdo con Raphael, 65% de los que visitan el CCUT son jóvenes menores de 25 años que por encargo de sus escuelas acuden al Museo de Sitio, pero sobre todo al Memorial del 68. “Entonces sí, hay una gran apuesta museográfica marcada por las nuevas tecnologías. No me atrevo a dar más información porque estamos construyendo el concepto, pero sí adelanto que en octubre de 2017, cuando se cumplan los 49 años, vamos a anunciar todo lo referente al nuevo Memorial del 68 que estaremos inaugurando el 2 de octubre de 2018”, dice.

Las actividades en torno a esta conmemoración también incluirán exposiciones, coloquios, conversatorios y publicaciones. Mejor la Verdad: Heberto Castillo Martínez, que ahora se exhibe en el recinto, abre la puerta a una serie de exposiciones que revisarán la parte histórica y social del tema, pero también habrá otras dedicadas a las expresiones artísticas que surgieron del 68 y los otros movimientos sociales. “Queremos revisar la expresiones de arte visual que se generaron en esos momentos, las expresiones de moda, las musicales y las literarias”, dice.

Fronteras. El autor de libros como Los Socios de Elba Esther, El Otro México y Mirreynato considera que el CCUT es en muchos sentidos un “centro frontera”, tanto por el lugar en el que se ubica como por el contexto que lo rodea. Por eso, uno de sus planes es apostar por actividades que aborden el tema de la migración, la memoria y la frontera. “Entre las expresiones de movilización social están los temas migratorios, algo fundamental hoy para reconceptualizar México, para entendernos con el momento que está viviendo México, con la migración. En esta lógica de frontera, haremos mucho énfasis en el tema migratorio, en la discriminación por migración, con la experiencia que viven nuestros migrantes fuera, con el sufrimiento que están enfrentando los migrantes centroamericanos en México”.

Ricardo Raphael destaca que el CCUT es una frontera con el área de influencia de la UNAM, que conecta con colonias que hoy utilizan al centro como un espacio para el ocio, para el aprendizaje, el encuentro. “Es un centro importante para la Morelos, la Lagunilla, la Guerrero, para la Unidad Tlatelolco y toda la vida comunitaria que ahí se mueve. También es un lugar frontera para la educación no formal de la Universidad. Cuando uno habla de la UNAM, piensa en sus aulas, sus maestros y sus institutos de investigaciones, pero lo que se hace en el CCUT sigue siendo educación, una educación no formal, y esa parte también queremos profundizarla”, sostiene.

El también profesor de asignaturas en el CIDE y conductor del programa Espiral de Canal 11, destaca la importancia de fortalecer la Unidad de Vinculación, que es el área encargada de programar las actividades que atraen tanto a vecinos de las colonias aledañas, como a habitantes de la zona norte de la capital o del Estado de México. “Más de mil 200 vecinos y algunos no tan vecinos son personas que asisten a los talleres, a las clases. Hemos visto que ante la falta de oferta en el Estado de México y las vías de acceso y movilidad que nos conectan con los municipios conurbados, tenemos también presencia importante de ellos”, indica.

A la par del proyecto de renovación del Memorial del 68, el Centro Cultural Universitario Tlatelolco planea actualizar las colecciones arqueológicas que se exhiben en el Museo de Sitio y en la Colección Stavenhagen, pues, según el director, uno de los principales atractivos de este espacio es precisamente la forma en que conviven tres culturas: la prehispánica, la colonial y la moderna.

“También hay un proyecto de la Universidad para refrescar las colecciones arqueológicas de tal manera que mientras presentemos una colección renovada (la del Memorial del 68), el público vea a las otras. también actualizadas. En este espacio hay tres culturas, no podemos concentrarnos en una sola y despreciar las otras dos”, concluye.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS