“Fundación y Casa-Museo Luis Barragán no apoyaron a Magid”

La Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán publicó una carta donde señalaron que la artista nunca expresó sus propósitos
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
10/02/2017
00:26
Redacción
-A +A

[email protected]

En respuesta a la carta publicada el martes 7 de febrero, donde se condena la vejación de los restos del arquitecto Luis Barragán (Premio Pritzker de Arquitectura 1980), y se demanda investigar y auditar si instituciones de cultura de Jalisco, la Fundación Tapatía Luis Barragán y la Casa-Museo Luis Barragán utilizaron bienes y recursos públicos para apoyar un proyecto privado, ayer se publicó un nuevo desplegado donde la Fundación y la Casa-Museo Luis Barragán niegan que tuvieran participación alguna en la promoción y ejecución del acto que se condena.

La carta fue firmada por la arquitecta Arabella González Huezo, presidenta de la fundación, y Catalina Corcuera Cabezut, directora de la Casa-Museo Luis Barragán. En la misiva señalan que si bien se permitió el acceso a la casa y a los archivos a la artista estadounidense Jill Magid, como se ha hecho con otros artistas e investigadores, en ningún momento ella manifestó ante la FATLB o la Casa Estudio su intención de hacer uso de las cenizas del arquitecto Barragán para sus propósitos.

En su respuesta, la fundación expresa “su más enérgico rechazo a las mismas (acusaciones), toda vez que ni nuestra asociación ni la Casa Estudio Luis Barragán tuvieron participación alguna en la promoción y ejecución del acto que condena”.

La misiva cuestiona que se pida una investigación y auditoría pues, sostiene, son falaces las afirmaciones y que les respalda “una trayectoria de 25 años de trabajo y compromiso de la FATLB, cuyos resultados financieros, así como los de la Casa Estudio, son objeto sistemático de revisiones contables que están abiertas a quien tenga el interés de conocerlas”.

En la carta acotan, en todo caso, que si algún miembro de la Fundación apoyó el proyecto, esto se realizó al margen de la propia asociación.

En septiembre de 2015, la artista Jill Magid, con aprobación de familiares y con el apoyo de autoridades de Cultura de Jalisco, tuvo acceso a la tumba del arquitecto Luis Barragán, en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, y tomó parte de sus cenizas para convertirlas en el diamante de un anillo de compromiso, como parte de la exposición privada The Proposal.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS