Los cuentos de Manjarrez, desde la mirada infantil

El autor vuelve a su niñez y desempolva historias para escribir el libro Los niños están locos
El autor asegura que los niños de hoy viven en Internet y las redes sociales (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
28/01/2017
00:24
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

Luego de escribir la novela Yo te conozco, también con recuerdos de niñez y cuya historia sucede entre la Roma y la Condesa; de volver al pasado y recorrer ciudades en su libro de cuentos Anoche dormí en la montaña y de recuperar de la memoria su paso por París y su estancia en Nayarit, Héctor Manjarrez pensó que había cerrado el capítulo “infancia, pubertad, adolescencia”, pero no.

Hace poco, historias del pasado volvieron a su memoria, tarjetas con notas y cuentos que no habían prosperado reaparecieron y fueron conformando una serie de cuentos que han dado lugar a Los niños están locos (Era), nuevo libro de relatos donde Manjarrez vuelve a abrir el capítulo “infancia, pubertad, adolescencia” y desarrolla 13 historias sobre el misterioso territorio de la infancia.

“La memoria trabaja de maneras misteriosas, la memoria tiene que ver con un incidente cualquiera, algo a lo mejor me recordaría aquel incidente de mi infancia y eso me llevara a escribir ese cuento. Eso opera y también opera que tus abuelos ya están muertos y puedes hablar de ellos, que tus padres ya están muertos y también puedes hablar de ellos, ya nadie te va a decir ‘ay por qué dijiste eso sobre Georgina’ y yo deber responder ‘mi responsabilidad es escribir historias’; todo coopera para decir ‘me gustaría escribir sobre esto’”, señala.

Manjarrez asegura que no le interesa escribir con un propósito político, le interesa simplemente contar. Él tenía muchas tarjetas sobre infancia que de repente revivieron, tenía apuntes que pensó que nunca iba a utilizar pero resurgieron. “De repente me di cuenta que no, que la infancia, pubertad, adolescencia, me seguía interesando mucho, que tenía varios cuentos que nunca había podido escribir, algunos sólo eran notas y notas, y otros eran intentos, ya en la máquina o en computadora, que eran diversas formas de tratar de escribir una historia, que habían fracasado. Todos eran la historia de un fracaso, pero bueno yo estoy muy acostumbrado a fracasar, a decir ‘chin, no, no me sale’, y a olvidar esa historia o a no olvidar esa historia y siempre tenerla presente”, señala Manjarrez.

De entre esas historias que nunca lo abandonaron hasta ahora que logró escribirlas son “La hazaña del abuelo” y “La proeza de la abuela”, y no lo abandonaron porque eran la historia de un abuelo y una abuela suya y eran historias que presuponían el desprecio y la utilización del indígena, ambas contadas desde la mirada de un niño.

Esa nueva incursión a la infancia, la pubertad y la adolescencia le permite a Manjarrez ver la niñez de hoy y darse cuenta que la historia se sigue repitiendo, que lo que cuentan sus cuentos sigue pasando y que seguimos estando locos. “Los niños viven en un mundo diferente. Yo no tuve hijos, tuve hijas, una va para los 50 y la otra para los 30, en un momento pensaba que ellas vivían en una época más nueva que la mía. Ahora creo que no, ahora creo que son de mi época y que los nuevos son otros y que estos chicos de 15 años, que todos viven enIinternet y en las redes ya son otro planeta”, señala.

Luego, con su desparpajo de siempre, con su buena onda, Manjarrez dice que no sabe cómo son los niños de hoy y aprovecha para señalar que es más fácil despreciar al PRI, porque es una costumbre nacional y aunque ya no tiene mucho chiste, es más fácil eso que hablar de los niños de hoy.

“Ahora nos vamos a tener que poner a apoyar a Videgaray y a Peña Nieto ‘porque la Patria está en peligro’. Pero los niños no sé. Acabo de ver en las noticias un niño en Apodaca que la noche antes mandó a través de Facebook un anuncio de que iba a ir a matar a sus compañeros con una pistola, un niño de 15 años. Efectivamente llegó con la pistola, sus compañeros le había avisado a la directora y entonces lo estaba esperando la policía, lo arrestaron y se lo llevaron. Qué puedes decir. Lo está haciendo porque lo hizo otro que además se dio un balazo”, afirma.

Tampoco puede dejar de hablar de regresar a una de sus pasiones: el espacio, la NASA y la llegada del hombre a la Luna y entonces viene a cuento Trump. “Creo que Tump lo va a hacer chiquito todo, si el país más moderno del mundo de repente produce al cavernario más retrogrado para hacer tautologías del mundo, no sé qué va a pasar en Estados Unidos, donde también va a ser terrible, no sólo a nosotros nos va a romper el hocico sino a ellos primero. Ya va contra las mujeres, contra el aborto, contra las ciudades santuario, o sea, ni Reagan era tan de derechas. Tú piensas en Reagan y dices: ‘aquel era un hombre inteligente, parecía culto, pero este hombre va a ser terrible”, opina.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS