China veta a cadena hotelera por libros que niegan agresión nipona

La portavoz de Asuntos Exteriores de China confió en que, con el boicot, la empresa "pagará el precio por un comportamiento tan irresponsable"
Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. Foto: fmprc.gov.cn
24/01/2017
11:53
Pekín
-A +A

El Gobierno chino pidió hoy a sus operadores turísticos que boicoteen a la cadena hotelera japonesa APA por disponer en sus habitaciones de libros que niegan la masacre de Nankín cometida por las tropas niponas durante la Segunda Guerra Mundial.

"La Administración Nacional de Turismo de China ha pedido a todas las empresas y webs chinas que proporcionan servicios turísticos que detengan sus negocios con APA", afirmó la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying, en rueda de prensa.

Las autoridades chinas solicitaron a los turoperadores que dejen de contratar pernoctaciones en esa cadena y de utilizar sus otros servicios y también instó a los turistas chinos a no usar esos establecimientos, explicó.

La portavoz aseguró que esta decisión se adoptó "en respuesta a la provocación de las fuerzas de extrema derecha de Japón" y confió en que, con el boicot, la empresa "pagará el precio por un comportamiento tan irresponsable".

"China está dispuesta a tener interacciones amistosas con Japón, pero nunca toleraremos esas flagrantes provocaciones que distorsionan la historia y faltan al respeto al pueblo chino", dijo la portavoz de Exteriores.

La decisión de APA de incorporar ejemplares del libro La historia real de Japón, de Seiji Fuji, ha provocado la indignación de parte de la población china y en algunos foros de internet ya habían proliferado llamamientos al boicot a esa cadena.

La prensa china también llevaba días informando sobre la polémica, surgida a raíz de la negación en esa obra de la masacre de Nankín, considerada como uno de los episodios más sangrientos de la Segunda Guerra Mundial.

Unas 300 mil personas, según Pekín, fueron asesinadas por el Ejército japonés en las seis semanas siguientes a la entrada, el 13 de diciembre de 1937, de las tropas niponas en la entonces capital china, que fue saqueada y quedó destruida. 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS