Maestros ingleses prefieren 'Charlie y la fábrica de chocolate'

De la autoría de Roald Dahl, el título lidera la lista de los cien libros que todo niño debe leer antes de terminar la educación primaria en Reino Unido
Charlie y la fabrica de chocolate narra las aventuras del joven Charlie Bucket, que gana uno de los cinco billetes dorados que le permiten visitar la fastuosa fábrica de chocolate de Willy Wonka. FOTO: Archivo/EL UNIVERSAL.
24/07/2015
12:26
Londres
-A +A

El clásico de la literatura infantil y juvenil Charlie y la fábrica de chocolate, escrito por Roald Dahl en 1964, lidera la lista de los cien libros que todo niño debería leer antes de terminar la educación primaria, según una encuesta realizada entre los profesores británicos que publica hoy la BBC.

La revista británica de educación TES y la Asociación Nacional de Profesores de Literatura han recopilado junto a 500 educadores del Reino Unido los cien títulos imprescindibles para los más jóvenes.

El primer lugar de la lista lo ocupa la novela Charlie y la fabrica de chocolate, que narra las aventuras del joven Charlie Bucket, que gana uno de los cinco billetes dorados que le permiten visitar la fastuosa fábrica de chocolate de Willy Wonka.

Ann Mroz, editora de la revista TES, ha pedido a los niños que se resistan a "los encantos de Netflix", la plataforma que proporciona películas y series de televisión en línea, y "que escapen al mundo de los libros". "Leer novelas de ficción permite a los niños embarcarse en el viaje de su vida", señaló.

A la obra de Dahl le sigue Buenas noches, señor Tom, escrita por la británica Michelle Magorian en 1981, que narra la historia de uno de los niños evacuados desde Londres a un zona rural durante la batalla de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial.

En tercera posición se encuentra el clásico de fantasía de Lewis Carroll Alicia en el país de las maravillas (1865), que cuenta las andanzas de la joven Alicia después de caer en la madriguera del Conejo Blanco.

La lista la completan otros títulos conocidos como Matilda (1988), de Roald Dahl, en cuarta posición; El Grúfalo (1999), de Julia Donaldson, en quinto; y Las crónicas de Narnia (1956), de C.S. Lewis, en sexto lugar.

"No son algunos de los títulos que podríamos pensar que son para niños, pero estos libros cumplen una gran función: les dan a los jóvenes un lugar seguro donde pueden controlar las cosas que les preocupan, donde se encuentran con el mal, pero un par de páginas después logran superarlo", declaró Mroz.

 

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS