Arte, en un antiguo club de natación

Artistas consagrados y emergentes exponen sus obras en la muestra Umbrales del tiempo
Propuesta de Kay Marie Gallivan e Ivardi Ahau; su obra se llama "Room Zero". (FOTOS: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
17/06/2017
00:22
Sonia Sierra
-A +A

[email protected]

La noche del jueves, en el inmueble que fue el primer club de natación femenil de la Ciudad de México, en la Roma, se inauguró la exposición Umbrales del tiempo, donde las antiguas instalaciones del lugar y los objetos utilitarios que marcaron su historia fueron intervenidos por creadores consagrados, algunos de ellos muralistas, y jóvenes artistas y diseñadores en un ejercicio que busca cerrar el tiempo y abrir una nueva etapa del lugar.
peraza_exposicion_club_natacion.jpg
FOTO: Miguel Ángel Peraza expone dos obras de la serie “Nervaduras de Viaje”, una de ellas es un gran barco llamado Mediterráneo.
 

Los muros, pasillos, escaleras, salas, baños, alberca, terrazas y esquinas del Club que funcionó hasta hace un año acogen desde este jueves y hasta diciembre obras de Miguel Ángel Peraza, Rafael Cauduro, Antonio Luquín, Eugenia Orozco, Olivia Barrionuevo, Ismael Ramos, Marco Zamudio y Narcissus Quagliata; son alrededor de 15 artistas consagrados, 30 emergentes y varios colectivos urbanos. Buena parte de las piezas fueron generadas para la muestra, iniciativa que coordinan Antonio Cordero y Angélica Montes. El lugar se llama El Ahuehuete Espacio de Arte Transitorio.
Peraza exhibe barcos de su serie más reciente. “La gente ve barcos, pero en realidad son naves que tienen que ver con de qué manera contribuir o colaborar con los viajes internos del ser humano, los viajes del alma. Y que estas piezas armadas de metal y madera puedan inspirar a otros navegantes, a otros viajeros del tiempo y del espacio, animarnos a otras latitudes”.

Expone dos obras de la serie “Nervaduras de Viaje”, una de ellas un gran barco llamado Mediterráneo: “La madera como está aquí tiene que ver con cómo el hombre fue vinculándose de una isla a la otra. No es el océano el que nos divide sino es el que nos une, viajamos todos en una misma nave que es el Planeta.” Las suyas son piezas de los últimos tres o cuatro años, Mediterráneo es una obra que le tomó dos años crear. El proyecto es llevar esta serie al Museo Marítimo de Bilbao y al Museo de las esculturas de Holanda.