Arte moderno mexicano cautiva en Texas

La exposición en el Museo de Arte de Dallas ha recibido más de 40 mil visitantes en poco más de un mes
Público de diversas ciudades acuden a la muestra México 1900-1950. Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco y las vanguardias (CORTESÍA INBA)
25/04/2017
00:27
Aarón Barrera/ Clínica de Periodismo
-A +A

[email protected]

A poco más de un mes de su apertura, la muestra México 1900-1950. Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco y las vanguardias, exhibida en el Dallas Museum of Art (DMA), ha recibido más de 40 mil visitantes, muy cerca del record que ostenta en el recinto una muestra de Jackson Pollock que convocó a 69 mil personas en tres meses, hace tres años.

“Ha sido un resultado sorprendente. Estamos muy contentos por el número de visitantes, por la gran cobertura de prensa y la buena recepción de la crítica”, afirmó en conferencia el curador de la muestra y director del museo, Agustín Arteaga.

La exposición, que abrió el 12 de marzo y cierra el 16 de julio, integra obras de David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Frida Kahlo, Saturnino Herrán, Alfredo Ramos Martínez, Francisco Goitia, Dr. Atl, Roberto Montenegro, Diego Rivera, Manuel Rodríguez Lozano y Tina Modotti, entre otros.

“Algo que ocurre con el arte mexicano al término de la Segunda Guerra Mundial es que hay una entronización del expresionismo abstracto. En el mundo hay cambios en los centros del arte, que se mudan a Nueva York, y aquel arte de figuración o narrativo cae en desuso. Ahora hay una intención generalizada de visitar las calidades estéticas y distanciarse de la percepción del arte realista como discurso demagógico o de propaganda; la gente descubre a los grandes artistas y sus obras independientemente del tamiz político que tuvieron en algún momento”, dijo Arteaga.

La muestra, organizada en colaboración con el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Latino Center for Leaderhip Development, se compone de 200 obras, entre escultura, pintura, dibujo, fotografía y cinematografía, que presentan a los artistas mexicanos más importantes de la primera mitad del siglo XX. También se acompaña de piezas como el Don de la vida, de Miguel Covarrubias; Adán y Eva mexicanos, de Ramos Martínez; y El hombre, de Tamayo, que son de la colección del museo.

“El arte mexicano ha retomado una atención internacional. Tal vez en México no nos damos cuenta de la trascendencia que tiene la cultura mexicana en el escenario mundial, pero he consultado a curadores o directores de museos que viajan regularmente a México para proponer a sus consejos directivos que descubran la cultura mexicana”, explicó.

Arteaga indicó que la exposición no ha presentado una asociación con el actual contexto político estadounidense, sino que, por el contrario, hay todo un espíritu de fiesta en torno a la muestra en la que se reúne público de Canadá, México o Nueva York.

“Ha sido muy interesante el impacto que ha tenido en los visitantes. Encontramos gente de todas latitudes, con población latina, afroamericana o sajona, y vemos a todos estos grupos admirando con gran sorpresa la muestra. Incluso hemos tenido días donde hay más de 200 personas bajo la lluvia esperando a que abra el museo para poder entrar”.

También refirió que esta es la tercera exposición que se presenta de manera bilingüe desde su llegada a la dirección del museo (septiembre de 2016), pero es la primera en la que se publican dos ediciones del catálogo, en inglés y en español, y aunque se publicaron 3 mil ejemplares, ya se encuentra en reimpresión debido a la demanda del público.

La muestra llegó al DMA después de ser presentada en el Grand Palais de París, y se tiene previsto que después de ser exhibida en Texas se presente en la Ciudad de México, a cargo del INBA.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS