Artistas mexicanos conquistan la Bienal de Whitney de Nueva York

Las piezas de Aliza Nisenbaum y Raúl de Nieves cuestionan lo que significa ser americano
Foto: Notimex
13/03/2017
14:35
Notimex
México
-A +A

Las series de piezas de los artistas mexicanos Aliza Nisenbaum y Raúl de Nieves incluidas en la prestigiosa Bienal del Museo Whitney de Nueva York cuestionan y enriquecen, al mismo tiempo, la definición misma de lo que significa ser americano.

Las piezas de Nisenbaum (ciudad de México, 1977) y De Nieves (Morelia, 1983), ambos radicados en Nueva York, son parte de una selección de 63 artistas incluidos en la Bienal del Whitney, considerada como una de las muestras más importantes del arte contemporáneo producido en Estados Unidos.

“Es mucho orgullo que nos inviten a nosotros mexicanos a formar parte de un museo de arte americano, porque eso da pie a preguntar: qué es ser americano, y para responder esa pregunta nosotros los mexicanos estamos aquí y estamos junto con todos los demás”, afirmó De Nieves.

bienal_museo_whitney.jpg

El artista, quien emigró del estado de Michoacán a los ocho años de edad, realizó una obra específica para la Bienal 2017: un vitral de piso a techo compuesto de 18 paneles que representan un mundo en que la muerte y los residuos, a menudo simbolizados por una mosca, son omnipresentes.

El vitral, que se transforma con la luz natural del exterior, sirve además de colorido trasfondo para las llamativas esculturas de De Nieves, algunas de las cuales están basadas en zapatos adornados hasta la abstracción, y otras de las cuales están inspiradas en trajes usados por el artista en sus performance.

“Pongo muchas referencias a la muerte y también a la capacidad de volver a esta vida, a la muerte como una posibilidad de transformación y renacimiento. Me gustaría que la gente pensara que va a haber un mundo mejor que el de ahora y que algo bueno va a suceder”, explicó de Nieves.

En entrevista, el artista señaló que su intención era incorporar al museo no sólo sus piezas sino la cambiante percepción del cielo y de la vida, representada por los cambios de la luz que se filtra por el vitral.

“Me interesa que la gente vea las piezas pero no sólo como arte que está aquí adentro del recinto, sino también como algo que forma parte del mundo exterior”, aseguró el creador.

Entre los tema clave de la Bienal, que abre al público del viernes 17 de marzo hasta el 11 de junio, se encuentran “la formación del yo y el lugar del individuo en una sociedad turbulenta”, de acuerdo con los organizadores.

Los artistas seleccionados van desde creadores emergentes hasta individuos y colectivos bien establecidos que trabajan en pintura, escultura, dibujo, instalación, cine y video, fotografía, activismo, performance, música y diseño de videojuegos.

bienal_museo_whitney_1.jpg

Aliza Nisenbaum participó con una serie de pinturas que hacen un uso audaz del color para mostrar imágenes íntimas de migrantes indocumentados, con quienes entró en contacto mediante clases de inglés para latinos que ella impartía a través de la enseñanza del arte.

“Les quise dar a mis alumnos su propia dignidad, un sentido de visibilidad, porque los inmigrantes son gente que menudo se encuentra escondida”, aseveró Nisenbaum.

En entrevista, la artista aclaró que con sus modelos ha creado un vínculo personal. Ellos y ellas van a su estudio y a su casa, y aceptan posar mediante un pago que puede ser en dinero o clases de arte o libros en proyectos que toman muchas horas.

“La producción de la obra es una experiencia de intimidad con mis modelos, y muchas veces ellos se encuentran perdidos en sus propios pensamientos, en su sentido de interioridad, reflexionando. Sus imágenes dan visibilidad a lo que normalmente no se ve”, resaltó Nisenbaum.

Para la artista, quien emigró a Estados Unidos hace 17 años, la identidad de lo americano es tan fluida como su mismos progenitores: su padre proviene de una familia judía que emigró de Rusia a México en la primera parte del siglo XX y su madre es sueca-estadunidense asentada en territorio mexicano.

“Para mí es un gran honor participar en la Bienal, y sobre todo traer a mis modelos y hacer que ellos entren al museo de esta forma. Es algo muy especial para nosotros y también es muy especial para mí estar aquí como mexicana”, enfatizó Nisenbaum.

 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS