Inician debates sobre la Bienal de Fotografía

La evolución de la imagen fue uno de los temas que se abordó en el primer encuentro
Este jueves arrancó la serie de diálogos a los que convocó el Centro de la Imagen (CORTESÍA FRANCISCO SEGURA / CENTRO DE LA IMAGEN)
18/02/2017
00:23
Sonia Sierra
-A +A

[email protected]

La fotografía como medio o fin, una bienal de fotografía o una bienal de imagen, las dinámicas sociopolíticas en la imagen, la apertura hacia el arte contemporáneo, ¿la evolución de la fotografía se concibe sólo en ese diálogo con el arte contemporáneo?, ¿qué se entiende hoy por fotografía?, ¿qué pasa con la fotografía en redes sociales? Fueron temas y preguntas que se plantearon en el inicio de los Diálogos de la XVII Bienal de Fotografía.

Convocados por el Centro de la Imagen, en la primera sesión de los diálogos de la que se propone como Bienal de Ruptura, participaron cuatro de los artistas que concursaron y exponen en la Bienal: Diego Berruecos (segundo premio de adquisición en el certamen), Bruno Bresani, Jota Izquierdo y Ricardo Cárdenas, quienes abordaron el tema “Estrategias documentales. Hablar desde lo real”, con comentarios de Amanda de la Garza y Sergio Rodríguez Blanco. El auditorio estuvo lleno, muchos debieron seguir la sesión desde afuera; casi todos eran jóvenes.

A este primer diálogo le faltó diálogo, como cuestionó, tras 123 minutos de iniciada la mesa, el artista y concursante Víctor Sulser, que llamó “cuadrado” y “clásico” al encuentro.

El formato, que aún podrá ajustarse pues serán cuatro sesiones más los próximos jueves, y el sábado 11 de marzo, recurrió a la presentación de los fotógrafos y artistas que hablaron del proceso de creación de sus obras, mientras que Rodríguez y De la Garza abordaron líneas comunes en los trabajos.

En las intervenciones predominó más el arte contemporáneo que la fotografía en sí. Incluso, Jota Izquierdo, llegó a preguntarse: ¿es Bienal de Fotografía o es Bienal de Imagen?

El debate sigue concentrado en esa relación. Si bien, en estos casos hay una cierta documentación de la realidad, en otros, la foto es soporte, no es fin.

Cárdenas lo dejó claro: “Entiendo la fotografía como un medio, no como un fin”, luego añadió que concibe más la Bienal como espacio de apertura que de ruptura.

Que los artistas se dedicaran a explicar sus obras fue uno de los temas que cuestionó el publico; de eso se habló en redes sociales, así como de que en la mesa no hubiera una sola mujer artista.

A Diego Berruecos, cuya entrega del premio de adquisición fue señalada en EL UNIVERSAL por el fotógrafo Ulises Castellanos como un conflicto de intereses, dado que es hermano de uno de los creativos de la empresa Arca —la cual hizo entrega del premio—, se le cuestionó otra vez.

Silser le señaló que en su serie de 26 gasolineras, una de ellas es un autolavado, y no corresponde al discurso político que expresa en sus intervenciones. Por otra parte, Berruecos aclaró que no todas las fotos de su proyecto las tomó él mismo, sino que algunas las hizo Futuro Moncada. Pero esto, acotó Amanda de la Garza, es parte del arte contemporáneo. Y, de nuevo, el tema lleva al inicio: ¿arte contemporáneo o fotografía?

Rodríguez dijo que la fotografía mantiene su esencia, su propósito de hacer memoria, más allá de los cambios en formatos.

El sentido, para Itala Schmelz, directora del Centro de la Imagen, es que sea un debate importante para la fotografía en México.

Los diálogos de la XVII Bienal de fotografía serán todos los jueves hasta 9 de marzo, y el sábado 11 de marzo, en el auditorio del recinto a las 19 horas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS