Gregor Schneider presenta sus habitaciones en el MUAC

Las habitaciones itinerantes del artista alemán Gregor Schneider llegan por primera vez a México
11/02/2017
00:26
Aarón Barrera
-A +A

[email protected]

Las habitaciones itinerantes del artista alemán Gregor Schneider llegan por primera vez a México. Desde hoy y hasta el 23 de julio se exhibe en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) la muestra Kindergarten, en la que se presenta su nueva pieza, Spielplatz (2017), producida ex profeso para la exposición, que aborda la relación del espacio con parques infantiles.

Desde joven, Schneider se sentía cómodo al pintar retratos expresivos, mujeres virginales y blanquecinos rostros, pero buscó mayores posibilidades en el silencio de las cajas y los cuartos, relata en entrevista. “No construyo laberintos y tampoco instalaciones, son habitaciones. Es fascinante edificarlas en capas: lo que hay debajo ya no puede verse ni medirse, menos fotografiarse, pero sabemos que está escondido”.

Schneider construye cuartos dentro de otros, superpone paredes y ventanas, y aunque su trabajo queda oculto tras nuevas intervenciones, la posibilidad de desmantelar le permite reordenar lo creado, modificar la relación de una obra sobre otra en el tiempo. Ejemplo de ello es Totes Haus u r (Casa muerta u r), continúo experimento de transformación premiado con el León de Oro en la Bienal de Venecia 2001, y que se realizó con el traslado de piezas desde su casa en Rheydt, Alemania.

 

La muestra, curada por Virginia Roy, integra fotos y videos sobre trabajos previos, así como cinco construcciones como un baño enigmático, una lúgubre alcoba o un conjunto de juegos infantiles. “Con Spielplatz busco cuestionar las reglas que existen sobre lo que debería pasar por un museo, ¿traer un parque a una exhibición? Los visitantes entraran y saldrán sin esa naturalidad con la que estamos acostumbrados a morar en sitios habituales”.

 

La ubicación de las habitaciones se pierde en una geométrica oscuridad; la arquitectura original de las salas se enmascara con las piezas para dar pie a una familiaridad ajena. Los cuartos dejan de ser sitios funcionales y explicitan la ausencia de un espacio cercano y la incomodidad de un lugar anónimo.

 

Schneider ha trabajado lugares de denso pasado: mezquitas en Israel o templos en la India. En sus proyectos evidencia la experiencia que precedió cada lugar para dotar de nueva naturaleza a su presente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS