Los rostros eternizados por la instantánea de Warhol

El libro "Andy Warhol: Polaroids 1958-1987" reúne 700 instantáneas capturadas por el artista pop de quien se celebra su 87 aniversario
Jack Nicholson y William S. Burroughs fueron eternizados por la Polaroid de Warhol. (FOTOS: The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc.)
06/08/2015
10:49
Notimex
Ciudad de México
-A +A

Andy Warhol, quien fue uno de los artistas más prolíficos y populares de su tiempo, gracias a su mezcla entre la vanguardia visual y las sensibilidades altamente comerciales, será recordado a 87 años de su nacimiento con la edición de un nuevo libro que incluye 700 fotografías inéditas.

Richard B. Woodward, crítico de “The New York Times” desde 1995, es el autor del compendio fotográfico titulado “Andy Warhol: Polaroids 1958-1987”, el editor es Reuel Golden, ex editor de fotografía del British Journal of Photography.

Los retratos que el considerado padre del Pop Art capturó con su máquina Polaroid de celebridades como: Alfred Hitchcock (1899-1980), Yves Saint Laurent (1936-2008), Audrey Hepburn (1929-1993), William S. Burroughs (1947–1981), Jack Nicholson, Mick Jagger y Pelé, entre otros tantos, estarán disponibles en Estados Unidos el próximo 9 de septiembre.

De acuerdo con el portal “biography.com”, Andrew Warhola nació el 6 de agosto de 1928 en el barrio de Oakland en Pittsburgh, Pensilvania, hijo de inmigrantes eslovacos.

A los ocho años de edad, Warhol contrajo una enfermedad del sistema nervioso que lo dejó postrado en cama durante varios meses, fue durante este periodo que su madre le dio sus primeras lecciones de dibujo.

Gracias a ésto el arte se convirtió en el pasatiempo favorito de Warhol, al mismo tiempo se volvió fanático del cine, por lo que un años después, cuando su madre le compró su primera cámara, desarrolló una película en un cuarto oscuro improvisado que montó en su sótano.

Warhol inició sus estudios de arte en el Instituto Carnegie de Tecnología, entre 1945 y 1949. En este último año, ya establecido en Nueva York, comenzó su carrera como dibujante publicitario para diversas revistas como “Vogue”, “Harper´s Bazaar”, “Seventeen” y “The New Yorker”.

Al mismo tiempo pintó lienzos cuya temática se basaba en algún elemento o imagen del entorno cotidiano, de la publicidad o el cómic, enseguida comenzó a exponer en diversas galerías.

Su evolución hacia el estilo de masas comenzó con la eliminación progresiva en sus trabajos de cualquier rasgo expresionista, hasta reducir su obra a una repetición seriada de un elemento popular, procedente del mundo del consumo o los medios de comunicación.

En la década de 1960 alcanzó su nivel máximo de despersonalización, cuando pasó a utilizar como método de trabajo un proceso mecánico de serigrafía, mediante el cual reproducía sistemáticamente mitos de la sociedad contemporánea.

El uso de imágenes de difusión masiva, fácilmente reconocibles por todo tipo de públicos, como las latas de sopa “Campbell” o los botellines de “Coca-Cola”, se convirtieron en los rasgos más interesantes y estables de toda su producción.

En otras ocasiones, Warhol plasmó crudamente situaciones reales, como accidentes, luchas callejeras, funerales o suicidios; dentro de esta temática “Electric Chair” es una de sus obras más significativas.

Su apropiación de la cultura popular se extendió a obras de arte de carácter universal y de autores como Rafael Sanzio (1483-1520), Giorgio de Chiric (1888-1978), Edvard Munch (1863-1944) o Leonardo da Vinci (1452-1519), estas piezas se caracterizaron por su libre manipulación y la polémica que suscitaron en su momento.

Mediante la reproducción masiva consiguió despojar a los fetiches mediáticos que empleaba de sus referentes habituales, para convertirlos en iconos estereotipados con mero sentido decorativo.

Warhol creó en 1963 la “Factory”, un taller en el que se reunieron en torno a él numerosos personajes de la cultura underground neoyorquina.

Según sus biógrafos, la frivolidad y la extravagancia que marcaron su modo de vida establecieron una línea coherente entre obra y trayectoria vital; su peculiar aspecto, andrógino y permanentemente tocado con un rubio flequillo característico, acabó por definir un nuevo icono.

También tuvo una faceta cinematográfica, basada en los mismos principios que su obra plástica, de fuerte contenido sexual y erótico, destacan aquí: “Empire”, “Kiss” y “Chelsea girls”. En una última etapa retornó a un formato más tradicional y rodó “The Love” y “Women in revolt”.

Andy Warhol murió en Nueva York el 22 de febrero de 1987, a la edad de 58 años; mientras dormía sufrió una repentina arritmia post-operatoria, que le arrancó la vida.

(Yves Saint Laurent)

(John Lennon)

(Muhammad Ali)

 

rqm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS