Zurbarán más allá del misticismo, en el Thyssen

Tras su paso por Madrid, la exposición viajará a Alemania, al Museum Kunstpalast
09/06/2015
04:00
-A +A

Mostrar a un Zurbarán maestro del color, moderno y con importantes novedades, más allá de la imagen de misticismo y recogimiento que posee la obra del maestro del Siglo de Oro español, es el objetivo de Zurbarán: una nueva mirada, que se inaugura hoy en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

La muestra plantea una revisión actualizada de la vida del pintor, desde la perspectiva de los descubrimientos y estudios realizados en las últimas décadas, para enriquecer el conocimiento sobre este artista, quien hasta ahora ha sido poco conocido fuera, salvo en Francia, “donde le han querido mucho”.

Así lo explicaron la historiadora francesa Odile Delenda, experta en Zurbarán (1598-1664) y autora del catálogo razonado, y Mar Borobia, jefa del área de Pintura Antigua del Thyssen. Según Delenda, Zurbarán fue tan moderno que se pasó de moda: “En el XVIII se olvidaron de él; luego los románticos franceses se entusiasmaron con e hicieron que fuera la figura central de la pintura española”, explicó la comisaria, para quien Zurbarán no es solo un pintor religioso, sino también un “pintor de lo cotidiano”. “Transformaba lo cotidiano en religioso”, añade.

La última exposición sobre Zurbarán celebrada en Madrid fue en 1988 en el Museo del Prado. También se hicieron exposiciones pequeñas dedicadas a aspectos concretos, pero, salvo en Sevilla hace diez años, ninguna fue tan amplia como la que desde hoy se exhibe en el Thyssen, que da una visión completa del artista, según Borobia.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el 13 de septiembre, reúne 63 obras, en su mayoría de gran formato, incluidas sus más recientes atribuciones y algunas de ellas nunca vistas en España; otras, recientemente recuperadas; y algunas más restauradas para la ocasión.

La exposición, que tras su paso por Madrid, viajará a Alemania, al Museum Kunstpalast, de Düsseldorf, tiene un orden cronológico y se centra en primer lugar en la obra autógrafa de Zurbarán, con piezas destacadas de distintas épocas y algunos de los grandes conjuntos que realizó a lo largo de su carrera.

Novedades. Con este planteamiento el visitante se encontrará con espacios dedicados a las comunidades religiosas, junto a otros donde se contemplan obras individuales destinadas a la devoción privada, incluyendo las novedades. Una de ellas es la sala dedicada a lo bodegones y naturalezas muertas, en las que se exponen obras de Zurbarán y su hijo, Juan, quien murió de a los 29 años.

Otra de las novedades es la sala dedicada al taller, a su obrador, donde Zurbarán trabajó mucho, junto con los artistas con lo que colaboraba.

La exposición muestra que el artista no fue solo un pintor de monjes ni es solo la imagen del misticismo y el recogimiento. También realizó encargos pintados en su taller con la ayuda de otros artistas.

Fue un “maestro del color”, subraya Delenda, que destacó que los prestamos de las obras proceden de colecciones y museos españoles, europeos y americanos. EFE

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS