Juez falla contra familia judía por cuadro robado

Resolvió que bajo la ley española, el Museo Thyssen-Bornemisza es el dueño legítimo de la obra, que fue arrebatada a una mujer que huía de la Alemania nazi en 1939
Juez falla contra familia judía por cuadro robado
Lilly Cassirer se vio obligada a entregar el cuadro al gobierno nazi en 1939 a cambio de 360 dólares Foto:AP
11/06/2015
18:53
AP
Los Ángeles
-A +A

Un juez federal en California falló contra una familia judía en su larga batalla para recuperar una obra maestra arrebatada a una mujer que huía de la Alemania nazi en 1939 y que ahora se exhibe en un museo en Madrid.

El juez John Walter resolvió que bajo la ley española, el Museo Thyssen-Bornemisza es el dueño legítimo de "Rue Saint-Honore, Apres-midi, Effet de Pluie" , un cuadro de 1987 de Camille Pissarro que muestra una escena callejera en París. En su fallo, Walter desestimó una demanda iniciada en 2005 por los herederos de la mujer, pero exhortó al museo a considerar un arreglo justo con una víctima de la persecución nazi.

El jueves, la abogada de la familia dijo que apelará a la Corte de Apelaciones y que la posición del museo es "moral y legalmente equivocada" .

"Museos y gobiernos alrededor del mundo reconocen la necesidad de devolver obras de arte robadas por los nazis a sus legítimos dueños" , dijo la abogada Laura Brill. "El museo no está haciendo lo correcto" .

Brill representa a Ava y David Cassirer, estadounidenses cuya bisabuela Lilly Cassirer se vio obligada a entregar el cuadro al gobierno nazi en 1939 a cambio de 360 dólares y una visa para salir del país.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Lilly Cassirer dijo que aceptó 13 mil dólares de indemnización que le otorgó la justicia alemana después de varios intentos en vano de hallar el cuadro.

Sin que lo supiera Lilly Cassirer, el cuadro apareció en Estados Unidos en 1951 y cambió varias veces de manos hasta que lo adquirió en 1976 el barón Hans-Heinrich Thyssen-Bornemisza, "uno de los coleccionistas privados de arte más prolíficos del mundo" y heredero del imperio siderúrgico alemán Thyssen, según un fallo anterior en Estados Unidos. En 1993, el gobierno español adquirió cientos de obras de arte del barón por 338 millones de dólares, incluido el Pissarro, para exhibirlos en el Museo Thyssen-Bornemisza, según actas judiciales.

El nieto de Lilly Cassirer, Claude Cassirer, supo del cuadro cuando lo vio un amigo suyo en el museo en 2000 e inició la batalla legal que continúa al presente.

Thaddeus Stauber, un abogado que representa al museo, dijo que éste le compró el cuadro al barón "de buena fe" y que el gobierno alemán compensó a la familia por la obra de arte en la década de 1950.

"El cuadro está en el dominio público desde hace más de 40 años" , dijo Stauber. "Si alguien quisiera ocultar algo, ocultar el pasado de un cuadro maravilloso como éste, no lo exhibe públicamente ni lo hace viajar y reproducir. Lo hubiera vendido en algún mercado" .

 

 

cvtp

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS