"Rius" se ganó su entrada al paraíso: El Fisgón

El colega de Eduardo del Río, fallecido la madrugada del martes, resaltó su ateísmo durante el homenaje ofrecido en El Estanquillo
FOTO: Juan Carlos Reyes/EL UNIVERSAL.
10/08/2017
18:22
Alida Piñón
-A +A

A Eduardo del Río, Rius, no le gustaban los homenajes, pero dio permiso a su esposa y a su hija para que al morir le organizaran uno y nada más. Y ahí estaban ellas con las cenizas del caricaturista frente a unas 300 personas que colapsaron la terraza del Museo del Estanquillo, pidiendo dos cosas: Seguir leyéndolo y no estar tristes. "¡Que viva Rius!", gritó la gente. "¡Que viva!"

Citlalli, hija del caricaturista que falleció el pasado martes, tomó el micrófono, sonriente. "Rechazó todo tipo de homenajes pero nos dio permiso para hacer uno cuando muriera y nos dijo que el mejor homenaje que podíamos hacer era leer sus libros, tenía razón. Esto es como decirle adiós, pero no debemos verlo así porque dejó un gran legado, hizo un gran trabajo y fue maestro para muchos. ¿Qué hacemos ahora con todo lo que nos dejó?, ¿qué hacemos con todo lo que él nos dijo que era importante? Espero que sus ideas no se queden sólo en el libro, sino que nosotros hagamos algo con lo que nos dijo. Gracias, gracias, gracias por quererlo mucho y por apoyarnos tanto. Y no se pongan tristes porque él no lo hubiera querido, él nos dijo que debíamos tomar las cosas con humor". De pronto, todo fueron aplausos, más vivas. Citlalli, conmovida, observaba la escena.
 

Artículo

El día que "zopiloteamos" a Rius... y nos falló

El caricaturista, que murió ayer, concedió a EL UNIVERSAL una de sus últimas entrevistas en noviembre pasado, cuando el rumor de cáncer empezaba. Con gran humor, habló de su vida
El día que "zopiloteamos" a Rius... y nos fallóEl día que "zopiloteamos" a Rius... y nos falló

Tras unas breves palabras de Eduardo Vázquez, secretario de Cultura de la Ciudad de México, y de Lidia Camacho, titular del INBA -quienes destacaron la relevancia del monero en la historia de la caricatura mexicana- Rafael Barajas, El Fisgón; Arturo Dávila, Kemchs; Rafael Pineda, Rapé, y el editor Ariel Rosales, compartieron sus anécdotas a lado del creador de Los supermachos y Los agachados.

El Fisgón leyó un texto en el que resaltó el ateísmo de Rius. "El colmo de un ateo es irse al cielo. Eduardo del Río se ganó su entrada al paraíso, pero no aspiraba a ir porque, entre otras cosas, nunca tuvo buenas relaciones con Dios", dijo.

Añadió que Rius enseñó a sus lectores que los mexicanos nos reímos cuando nos duele y nos dolemos cuando reímos. "Hoy, en este día de duelo, puedo decir que a cada rato me saltan recuerdos de él y me dan al mismo tiempo alegría y dolor. En este día de luto les puedo decir que sólo me duele cuando me Rius".
 

Artículo

Rius: Tepoztlán y el tepoztizo

El caricaturista se mudó al pueblo por órdenes médicas
Rius: Tepoztlán y el tepoztizoRius: Tepoztlán y el tepoztizo

Tras el conversatorio el público ofreció un prolongado aplauso de pie y gritó más consignas "¡Rius, valiente, aquí está tu gente", "¡Que viva Rius!", "¡Que viva!".

Desde las 15 horas las cenizas del caricaturista se encuentran en el recinto para que sus admiradores acudan a despedirse del caricaturista nacido en Michoacán, y serán retiradas a las 20 horas.  

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS