La peor versión de “Despacito” se canta en Saltillo

Crimen y castigo
Foto: ESPECIAL
28/07/2017
00:24
Periodistas Cultura
-A +A

La peor versión de “Despacito” se canta en Saltillo

Otra vez, sí, otra vez, las expresiones artísticas y la cultura popular se convirtieron en tema de discusión. Ahora tocó el turno a Artescénica, una organización civil que realiza el Encuentro Internacional de Ópera en Saltillo desde hace 15 años, porque en la gala de clausura se echaron una versión para orquesta y coro de la canción de moda, “Despacito”, de Érika Ender y Luis Fonsi. Los reaccionarios pronto se lanzaron en contra del desconocido festival operístico para reclamar su atrevimiento, pero estas reacciones ya las hemos visto, nada nuevo. El tema central de este #Despacitogate es otro: la ejecución fue lamentable, por decir lo menos. Desafinados, incómodos, malos cantantes, los metales gritando, las cuerdas por su lado; los solistas ni se sabían la rola. Un desastre, pues. Está muy bien que tras una jornada de varios días se suelten el pelo, pero hay que hacerlo bien. Si no, ¿cómo creerles que lo demás sí tenía calidad?

Cuando ser escultor deja más que ser músico

Otro capítulo en la historia de los vínculos entre escultores y clase política se escribe en Guadalajara, y también allí la polémica está fuerte, sobre todo en redes sociales. Los protagonistas son el alcalde tapatío, Enrique Alfaro, y el artista y vocalista de Cuca, José Fors. Nos cuentan que el primero le pagó al segundo 4.5 millones de pesos por una escultura monumental, Árbol adentro, que no sólo llama la atención ante el alto precio pagado por la obra sino por los vínculos entre Alfaro y Fors, pues en los tiempos de campaña para la alcaldía, el vocalista de Cuca fue uno de los que participó en la creación del tema Guadajalara, Guadalajara. El argumento del gobierno de la capital jalisciense es que la adquisición es parte de un programa de Arte Público cuyos recursos ascienden a 29 millones 30 mil pesos, y que el costo de 4.5 millones de la pieza de Fors se justifica porque incluye, además de la escultura, el traslado, montaje y un manual de conservación y mantenimiento. Lo que prueba esta historia es que el arte de la escultura parece dejar mejores dividendos que el de la música.
 

La Sixtina quiere conquistar Chiapas

En su recorrido por el país, la réplica de la Capilla Sixtina tiene ahora como sede la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, y desde que abrió sus puertas el 4 de julio, lo que más sorprende a algunos es la gran publicidad que el gobierno de Chiapas ha desplegado para promocionar la exhibición, nos cuentan. La visita a ese espacio, que ya ha estado en ciudades como la capital mexicana, Toluca y Querétaro, es totalmente gratis y los boletos se pueden adquirir fácilmente en su página web, pero en Chiapas, nos dicen, instalaron puntos de distribución de tickets en instancias y dependencias del gobierno, así como en todas las presidencias municipales del estado. En sus redes sociales, dependencias como Turismo, el DIF, y el propio gobernador, Manuel Velasco, se la han pasado dándole promoción. La Arquidiócesis en ese estado —que por cierto es el menos católico en el país—, ha hecho lo propio y por su lado ha desplegado sus puntos de distribución en varios lados. Bueno, dicen que tan buena recepción parecen estar teniendo los organizadores de la exposición allá que, además de la publicidad que le está dando también el gremio hotelero y turístico por todos lados, a partir de septiembre la Sixtina llegará hasta otra ciudad chiapaneca: Tapachula.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS