Se encuentra usted aquí

El MUAC va por nueva polémica

Crimen y Castigo
Helen Escobedo, artista. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
21/06/2017
00:20
Periodistas Cultura
-A +A

El MUAC va por nueva polémica

No se ha inaugurado la exposición de Helen Escobedo en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo y ya hay polémica alrededor de la muestra. Esta vez no se trata de un debate por un anillo y las cenizas de un artista, pero sí por una historia que involucra las ruinas en que quedó la obra de otro artista. A través de Facebook, el escultor Pedro Reyes cuestionó al curador en jefe del MUAC, Cuauhtémoc Medina, por el contenido de la exposición de Escobedo y preguntó si, como en recientes monografías, en esta muestra se iba a dejar fuera la historia de la destrucción de la casa de Juan O'Gorman, de la que fue responsable la artista. Nos recuerdan que fue en 1948 cuando el arquitecto O'Gorman inició la construcción de su casa orgánica, en el número 162 de la avenida San Jerónimo, que luego vendió a Escobedo, quien la derribó muy poco tiempo después. Medina, como en ocasiones anteriores, demandó “esperar a ver una exposición” y no centrarse, al hablar de Helen Escobedo, en ese episodio. Reyes fue más allá al asegurar que si hay algo en la historia de México que califique como “crimen cultural” fue la destrucción de esa casa que para O'Gorman era la obra más importante de su vida, a la altura del Anahuacalli y el Estudio de San Ángel, y tan importante como la casa de Luis Barragán. Eso no fue todo: Reyes planteó que si se trata de poner en una balanza “lo que Helen hizo —como artista y gestora cultural— contra lo que nos quitó, ¡nos sale debiendo!”... No hay duda de que no se acaban de calmar las aguas en el MUAC.

 

Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa se echa porras

Ahora resulta que la gran pauta publicitaria que Rafael Moreno Valle tiene en todo el país con su libro La fuerza del cambio en medios electrónicos e impresos y en anuncios espectaculares es gracias a los propios medios de comunicación. Resulta que ayer al mediodía, Miguel Ángel Porrúa, que rúbrica con el agregado “librero-editor”, hizo circular una carta dirigida a los lectores y a los medios “a propósito” de ese libro testimonial del ex gobernador panista de Puebla; y allí, en la segunda línea, comenta que esa obra “ha tenido un importante efecto publicitario en todo el país gracias a los propios medios de comunicación”. Pero además dedica toda la misiva a dar cuenta de todos los “buenos propósitos” que persigue Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa con su catálogo. Entre sus argumentos dice que al publicar se caracterizan por “la pluralidad y la inclusión de todas las corrientes políticas”, que desde su catálogo impulsan valores como la imparcialidad, competitividad, equidad y civilidad; y que su trabajo va más allá de “meras percepciones políticas”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS