Agustín Carstens, en el Orfeo del Festival

Crimen y Castigo
Arranque del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México. (Archivo. EL UNIVERSAL)
03/04/2017
00:20
Periodistas Cultura
-A +A

Agustín Carstens, en el Orfeo del Festival

Al arranque del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México en el Palacio de Bellas Artes, con la versión en concierto de la ópera Orfeo de Claudio Monteverdi, asistió una importante figura de la política nacional: el doctor Agustín Carstens. El gobernador del Banco de México se sentó en la fila N, pero cuando lo identificaron los organizadores lo invitaron a ocupar un lugar “preferente”, pero se negó en tres ocasiones y amablemente pidió permanecer en la silla que le asignaron. El último intento para cambiarlo de área lo hizo nada más y nada menos que la fundadora del Festival, Francesca von Wuthenau de Saldívar, pero tampoco lo logró. Sin embargo nos cuentan que Cheki, como le llaman sus allegados, aprovechó el momento no sólo para disculparse por la confusión de su asiento, también por el concierto que estaba a punto de presenciar. Y le advirtió que el Orfeo no tuvo presupuesto ni para vestuario, ni para maquillaje, ni para utilería; es más que es tal la escasez de recursos que esperaba que no hubiera contratiempos con el resto de las actividades programadas. Menos mal que le advirtió, porque, nos aseguran que se notó la crisis en muchos sentidos, como en el moño de kermés que usó uno de las sopranos. ¡Ups!

 

La cultura en el Estado de México “piensa en grande”

Nos cuentan que la excelente relación entre el gobierno federal, a través de la Secretaría de Turismo, con el Estado de México, sigue viento en popa. Y es tan intensa que acaban de echar a andar el programa “Corredor Gastronómico de Teotihuacan”. Allí, en ese destino arqueológico entregaron varias obras entre las que destacan la rehabilitación del Museo de los Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”; el embellecimiento de la imagen urbana del pueblo de San Martín de las Pirámides; la rehabilitación de accesos de la zona arqueológica; la señalización turística en el corredor; el Boulevard Ciclovía; y el “Sendero Interpretativo Ecológico Cultural”, que cuenta con una extensión de siete kilómetros y medio y que será un atractivo más para los visitantes a Teotihuacan. Todos estos trabajos implicaron una inversión de 108 millones de pesos. Nos cuentan que hay tanto interés en el Estado de México (donde, por cierto, hoy arranca la campaña para elegir gobernador ), que el mismo día de la entrega de las obras hasta echaron una paseadita por el Cosmovitral y el Jardín Botánico en Toluca.

 

}Cuando la nota roja se coló al Museo

“De José Guadalupe Posada a Enrique Metinides, del Tigre de Santa Julia al crimen organizado” así invita el Museo del Estanquillo a su nueva exposición: Crónica de la nota roja en México. Se trata de un recorrido histórico del siglo XIX al XX sobre los distintos documentos que hoy se denominan nota roja; que a través de periódicos, fotografías y otros documentos muestra cómo la nota roja está estrechamente ligada con la sociedad. Y aunque el nombre viene del siglo XX, el recorrido incluye el periodo virreinal con obra relativa a la Santa Inquisición. Los organizadores advierten que se verán imágenes explícitas de accidentes y violencia, por lo que recomiendan discreción con menores de edad. Sin duda jalará más público al Estanquillo, que abre esta muestra el jueves 6 de abril.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS