Trump incita a agresiones, dice baterista de Birdman

El músico mexicano que vive en NY asegura que hay casos de agresión incitados por las ideas del presidente de EU. Afirma que el arte es un reflejo de la realidad y que es mejor estar informados
Luego de participar en la banda sonora de la película Birdman, Antonio Sánchez se ha convertido en un reconocido baterista a nivel mundial (CORTESÍA FIC)
10/03/2017
03:40
Alida Piñón
-A +A

[email protected]

El baterista y compositor mexicano Antonio Sánchez, residente en Nueva York, cuenta con una larga trayectoria en el jazz, como solista, y como baterista en el grupo de Pat Metheny y el Pat Metheny Trio con Christian McBride, Chick Corea, Michael Brecker, Charlie Haden, Gary Burton y Toots Thielmans. Sin embargo, tras su participación en la banda sonora de la película Birdman, de Alejandro González Iñarritu, se ha convertido en uno de los bateristas más notables de la escena musical internacional.

El músico que se dio a conocer a nivel popular con su Antonio Sánchez Trío en el Festival de México en el Centro Histórico de 2003 y ha colaborado con destacados músicos como Paquito D’Rivera, Kenny Werner, Marcus Roberts, Avishai Cohen, entre otros, es también un artista con gran influencia y un férreo crítico del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el músico que en 2007 grabó su primer disco en solitario, Migration, considerado por la revista digital All About Jazz como uno de los mejores estrenos del año, y que en noviembre pasado debutó con gran éxito en Bellas Artes, platica sobre lo que ha significado la llegada del empresario a la Casa Blanca.

En sus redes sociales no sólo ha llamado a Trump un político mentiroso, también ha sido crítico de quienes han demostrado simpatía por el empresario. La voz del ganador del Grammy se une a las figuras del ámbito cultural que en estas páginas han reflexionado sobre la relación México-Estados Unidos.

Has sido muy crítico con Trump, con su gobierno y sus partidarios. Además vives en Nueva York, una ciudad que ha sido particularmente crítica. ¿Cómo has vivido todo lo que ha pasado desde la llegada del empresario a la Casa Blanca?

Mi caso es muy particular porque por condiciones de trabajo debo viajar constantemente, pero me puedo dar cuenta de lo que pasa, no sólo es competencia de Estados Unidos o de Nueva York, sino que esto tiene que ver con todo el mundo. Durante mis viajes con frecuencia me preguntan qué es lo que pasa, cómo lo vivimos, porque la gente está muy sorprendida. Lo cierto es que estoy tan sorprendido como todos, como todos los seres humanos que usamos un poco de sentido común para poder reflexionar sobre las cosas que le suceden tanto a México como a Estados Unidos. Sin embargo, en lo personal no he padecido ningún tipo de discriminación racial ni he tenido algún feo o desagradable intercambio con nadie y he podido entablar diálogos con gente que está a favor de Trump, que votaron por él, con gente que no estaba a favor de Hillary Clinton, y siempre lo he hecho con civilidad. Mi conclusión es que todos estamos asustados y desconcertados, que podemos encontrar una causa común y que podemos desear que las cosas mejoren por el bien de todos. Soy un mexicano que vive en Estados Unidos y eso significa mucho para mí, porque además vivo en la misma ciudad donde Trump tiene su residencia, una ciudad en la que menos de 10% votó por él, a veces siento que tenemos al enemigo en la casa. Todo esto me resulta muy poderoso porque soy mexicano. Estoy muy al tanto de las noticias, me parece muy importante estar atentos. Por ejemplo, en un discurso en el Congreso leyó el teleprompter y hubo gente que agradeció que se haya comportado como una persona medianamente normal. Llegar a ese punto me parece asqueroso y ridículo. Hay gente de su equipo que pide que no juzguemos al presidente por sus palabras sino por sus acciones; pues eso es justo lo que hacemos: juzgar las acciones de una persona xenófoba, racista e intimidante. La verdad es que sí estamos sufriendo. Nueva York es un lugar con mucha carga racial, por eso creo que sí hay miedo de lo que pueda suceder porque la retórica que Trump no se cansa de escupir, es preocupante. Sé de casos de agresión verbal y física, que han sido el resultado de la violencia a la que ha incitado Trump. Toda la gente con tendencias racistas se siente apoyada y validada por el presidente que eligieron.

En tu concierto en Bellas Artes dijiste que era momento de estar unidos, para así vencer las cosas desagradables en el mundo y que el arte y la música podían dar esperanza. ¿Qué podemos encontrar en el arte y en la música?

Son un refugio muy poderoso que tenemos en los tiempos de crisis. Me parece que algunas de las obras más importantes se han creado en tiempos de crisis, lo que vivimos ahora no tendría por qué ser la excepción. Yo, como artista, no sólo me siento con la responsabilidad de seguir creando, también tengo hambre de crear cosas positivas y bellas que sean capaces de revolver lo malo que podamos sentir. El arte es un reflejo de nuestra realidad y el arte que se crea en tiempos de paz y de estabilidad puede ser muy distinto al que se logra crear en tiempos de caos y miedo. Los artistas debemos crear, debemos construir, pero también me parece que los artistas tenemos que hablar de estas cosas, no veo a muchas personas discutir sobre estos temas, muchos están optando por ser neutrales, no entiendo por qué, quizá a algunos les da miedo perder seguidores o se sienten por encima de la política y no comprenden que es posible que a ti no te importe la política, pero a la política sí le importas tú porque todo lo que hacen los políticos tiene impacto en toda la sociedad. No podemos mantenernos con los ojos cerrados frente a nuestra realidad, el tren puede pasar por encima de nosotros y corremos el riesgo de no saber siquiera por qué.

No es tiempo para la neutralidad.

No, no lo es. La neutralidad es como estar tácitamente de acuerdo con las cosas. Pongamos un ejemplo: estás con tu madre y de pronto alguien llega y se pone a gritarle y a insultarla. ¿Tú te quedas callado? Si no la defiendes, tú también eres partícipe de esa agresión. Estos no son tiempos para estar callados frente a lo que no estamos de acuerdo, el silencio nos hace cómplices, nos hace ser parte del problema.

Trump insiste en que la construcción del muro es inminente.

No sé si lo logre, pero lo que parece absurdo y asqueroso es que se le corte el subsidio a montones de cosas relacionadas con la educación y la cultura. Los republicanos no paran de quejarse del déficit y quieren deshacerse cosas como el Obamacare; y hay republicanos que aunque no estén de acuerdo con Trump se han callado. Creo que no está pensando seriamente de las repercusiones sociales que conllevaría la construcción del muro. ¿Los mexicanos empezarían a regresar a México?, ¿habría una recesión en México o en Estados Unidos si modifican el Tratado de Libre Comercio? No lo sabemos. Son cosas que debemos estar reflexionando, discutiendo, participando.

La Filarmónica de Los Ángeles ha anunciado una serie de conciertos dedicados especialmente a la Ciudad de México. ¿Los puentes se pueden construir con el arte?

Sí, todos los proyectos de colaboración, en estos tiempos, son muy positivos, todo el mundo gana, no sólo promueves el arte, también propicias la protesta. Lo mínimo que podemos hacer es protestar y mantenernos informados, y si podemos cambiar opiniones, mejor. Creo que la gente que sigue a Trump es porque no tiene información, pues hay que dárselas. Puedo comprender que las personas tengamos nuestras posturas políticas, pero lo que no podemos permitir es no estar informados. Si el sistema está podrido, entonces tenemos que restaurarlo. Hay gente que ve en Trump a la granada que se necesitaba para destrozarlo todo y volver a empezar de cero, es absurdo. Hillary tampoco era una buena opción porque hubiera sido perpetuar las mismas cosas que ya estaban mal, lo que necesitamos es un agente de cambio. Por el momento todos estamos conteniendo la respiración. No salgo de una incredulidad cuando vivo otra. Trato de no ser un pesimista, quiero ser pragmático, pero todas las señales del fascismo nos dicen que las cosas pueden ser más preocupantes. Los populistas como Trump y Chávez están acallando a la prensa y quieren pasar por encima del congreso y las leyes, si se nos va de las manos, ¿qué podemos hacer? Llevamos unos meses, ¿qué nos espera en los siguientes cuatro años?

¿Vendrás pronto a México?

Quiero ir con Birdman a varias ciudades de México este año, con mi grupo no lo tengo planeado porque he estado yendo al país durante varios años consecutivos, creo que es necesaria una pausa, pero con Birdman las cosas son diferentes. Ahora mucha gente me reconoce por ese trabajo y si alguien al ver la película se interesó en mi música, estoy agradecido.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS