Se encuentra usted aquí

Toledo pone al día a Francisco Tario

En dos volúmenes se integrarán las Obras completas, con cuentos, textos varios y novelas
Toledo cree haber agotado las investigaciones del archivo de Tario
07/07/2015
01:49
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

El cuento es la columna vertebral de la obra de Francisco Tario, es donde están sus mayores logros, asegura Alejandro Toledo, el escritor e investigador que se ha dado a la tarea de recuperar varios trabajos del escritor de origen español que radicó buena parte de su vida creativa en México. De esa exploración han nacido libros que han puesto al día a Tario, pero también han surgido las Obras completas de Francisco Tario.

Para Alejandro Toledo, los cuentos de Tario son excepcionales: “Los primeros cuentos son rápidos, sorpresivos e irreverentes; en muchos de ellos hace hablar a los objetos o a los animales, como lo hará también el uruguayo Felisberto Hernández, un autor al que se le parece un poco”, señala Toledo, quien celebra cuentos de Tario como La noche de Margaret Rose que, dice, fue seleccionado por Jacobo Siruela para su Antología de la literatura fantástica universal, y Entre tus dedos helados, que es el que mayormente se ha antologado.

“En su segundo libro, Tapioca Inn, las exploraciones son acaso más carnavalescas, con la pluma más suelta, aunque el cierre, La semana escarlata, me parece magistral. El mejor libro de Tario, su obra más redonda, es para mí Una violeta de más, con relatos como ‘Ragú de ternera’, ‘El mico’, ‘La banca vacía’ o ‘Entre tus dedos helados’, que es un laberinto literario extraordinario”, afirma Alejandro Toledo.

El coordinador de las Obras Completas de Tario asegura que serán dos tomos. “El primero reúne sus tres libros de cuentos: La noche, Tapioca Inn: mansión para fantasmas y Una violeta de más, más la sección que llamé de ‘Varia invención’, con Equinoccio, La puerta en el muro, Yo de amores qué sabía, Breve diario de un amor perdido y Acapulco en el sueño... Es la primera vez que las prosas de este último libro aparecen de forma independiente, pues suelen ir acompañadas por las fotos de Lola Álvarez Bravo en la edición original de ese libro”, señala Toledo.

Asegura que en el segundo tomo vienen las dos novelas de Tario: Aquí abajo y Jardín secreto, y las tres obras de teatro y los textos rescatados, en donde habrá poesía y cuento; es decir, será el tomo en el que aparecerá, sobre todo, el material hallado por Toledo en aquella mítica “cómoda mágica”, donde Tario dejó todo un legado literario.

Sobre esa “cómoda mágica”, Toledo dice: “No creo hallar más cosas de Tario. En el tomo dos aparecerá lo encontrado allí; algunos cuentos, poemas para Carmen... Sobre correspondencia, lo que hallé está incluido en mi libro Universo Francisco Tario, que son las cartas a Carmen Farell, las cartas de Antonio Peláez a la familia y dos de Elena Garro; la última como una despedida desgarradora y recuerdo de aquellas tertulias de los años 40 en las que participaron Garro y Octavio Paz, que fueron vecinos de Tario. He preguntado a la familia por cartas de Tario a su hermano, pero me dicen que seguramente ya fueron destruidas”, dice Toledo.

Alejandro Toledo asegura que el atrevimiento de llamarle “obras completas” es porque cree haber agotado ya el archivo. “Lo que queda está inconcluso... Quizá algo por considerar son los dibujos eróticos, que son como tiras de historieta, a los que no les hemos hallado salida. Los discos de las tertulias ya están en la Fonoteca Nacional; y una cinta cinematográfica de Tario en Acapulco fue donada a la Filmoteca de la UNAM. Buscamos un lugar para los negativos de Tario, que son muchos; fue un gran fotógrafo.”

Dice también que muchos editores suelen llamarle para saber qué pueden editar de Tario. “Es un autor que atrae. Así me buscó hace unos años Jacobo Siruela; y por lo mismo ahora circulan en francés, en formato electrónico, unos cuentos suyos. A Ediciones El Milagro le interesó rescatar las obras de teatro. Hace poco me buscó un traductor italiano que tiene el plan de presentar los relatos en ese idioma. Desde los años 80 del siglo pasado ha habido interés por editar a Tario, esto comienza, me parece con la antología Entre tus dedos helados y otras narraciones, que prologó Esther Seligson. Fue un autor ajeno a los grandes reflectores y su obra avanza así, sin muletas sociales, sin grandes campañas de publicidad, como un fantasma discreto aunque vigoroso”, concluye.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS