Los buques de la UNAM y sus aportaciones a la investigación oceanográfica

Características químicas del agua, contenido de nutrientes y el conocimiento de la dinámica oceánica, entre los estudios que se realizan a bordo
Los buques de la UNAM y sus aportaciones a la investigación oceanográfica
(FOTOS: UNAM)
11/08/2017
00:20
Redacción
Ciudad de México
-A +A

La investigación oceanográfica no podría ser posible sin el apoyo de embarcaciones diseñadas para ese fin. Los buques de la UNAM, Justo Sierra y El Puma, constituyen un importante instrumento nacional de vinculación interinstitucional a través de las diversas campañas oceanográficas multidisciplinarias, ya que la mayor parte de las instituciones nacionales vinculadas al mar los utilizan.

Tomando en cuenta que la oceanografía es una ciencia fundamentalmente observacional, los buques oceanográficos tienen el propósito de proporcionar a la comunidad oceanográfica mexicana plataformas modernas, bien equipadas y funcionales para el estudio de los mares mexicanos.

Ligia Pérez Cruz, coordinadora de las Plataformas Oceanográficas de la UNAM, explicó que las investigaciones que llevan a cabo están relacionadas con diversos temas como: el conocimiento de la dinámica oceánica, masas de agua, circulación y corrientes.

También se estudian las características químicas del agua, su contenido de nutrientes, el conocimiento de la batimetría y de los sedimentos que tapizan el piso del mar, exploración geofísica y el estudio de la biota de un gran número de ecosistemas marinos, desde las zonas costeras y arrecifes, hasta aquellos que habitan a grandes profundidades.

Dentro y fuera del territorio mexicano

El Puma, señaló, tiene su base en el puerto de Mazatlán, navegando en el Pacífico mexicano. El Justo Sierra tiene su base en Tuxpan, Veracruz y desde ahí zarpa para navegar en el Golfo de México y el mar Caribe Mexicano. Ambos buques también han navegado más allá de las aguas territoriales, cuando los proyectos así lo requieren.

Cabe resaltar que muchas de las investigaciones que se realizan a bordo de las embarcaciones, involucran a especialistas de diversos campos de estudio, lo que las convierte en multidisciplinarias.

Ambas embarcaciones son propiedad de la UNAM y su operación es responsabilidad de la Comisión Académica de los Buques Oceanográficos de la UNAM (CABO), un órgano colegiado encargado de la vigilancia académica del uso de los buques. Esta comisión tiene como funciones la evaluación y aprobación de las propuestas de uso de dichos buques. Para ello se apoya en evaluadores pertenecientes a la comunidad oceanográfica nacional, detalló la investigadora.

Así, debido a la importancia que tiene para México conocer su potencial oceánico, el propósito es que los buques oceanográficos sirvan realmente para realizar trabajos de investigación en los mares mexicanos y dentro del programa del posgrado, se formen investigadores para otras instituciones creando una cultura marina.

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS