Identifican el GPS del cerebro humano

Investigadores identificaron un nuevo tipo de neurona responsable de integrar la información sobre la geografía de nuestro entorno
Identifican el GPS del cerebro humano
(FOTO: Archivo/ELUNIVERSAL)
13/01/2017
11:57
Valencia
-A +A

Investigadores de centros españoles e irlandeses han identificado un nuevo tipo de neurona, las "barrier-cells", responsables de integrar la información sobre la geografía de nuestro entorno.

Artículo

Científicos identifican las neuronas que controlan la estimación del tiempo

Lo que puede explicar por qué el tiempo parece volar cuando nos estamos divirtiendo o dilatarse sin cesar cuando nos aburrimos
Científicos identifican las neuronas que controlan la estimación del tiempoCientíficos identifican las neuronas que controlan la estimación del tiempo

El estudio, publicado en la revista Neuroscience, ha caracterizado diferentes tipos de neuronas espaciales en el hipocampo cerebral que ayudarían a nuestro GPS interno a orientarse en el espacio, informa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en un comunicado.

El cerebro humano cuenta con una especie de GPS interno, localizado en el hipocampo, un sistema que se apoya en diferentes instrumentos para determinar nuestra posición en el espacio, según explica uno de los investigadores participantes, Jorge Brotons-Mas, del Instituto de Neurociencias de Alicante (este).

Artículo

¿Cómo almacena los recuerdos el cerebro?

La investigación demuestra que la misma región cerebral puede motivar un comportamiento aprendido y suprimir ese mismo comportamiento
¿Cómo almacena los recuerdos el cerebro?¿Cómo almacena los recuerdos el cerebro?

Unas neuronas nos informan sobre nuestra dirección de movimiento a modo de brújula, otras nos dan información sobre la distancia recorrida, las "grid cells" o células de rejilla, mientras que las "border cells" o "boundary vector cells" informan sobre los límites físicos, y las "place cells" o células de lugar se activan cuando estamos en posiciones específicas del espacio.

Los investigadores registraron la actividad neuronal de ratas mientras exploraban un campo abierto en busca de comida, y pudieron establecer la relación entre la actividad de las neuronas y la posición ocupada.

Después establecieron barreras en el campo de exploración de las ratas y pudieron observar un tipo de neuronas que presentaban una actividad muy elevada al visitar zonas cercanas a una de las barreras.

Artículo

Una parte del cerebro sigue creciendo durante la edad adulta

El cerebro humano es muy bueno reconociendo rostros y ahora se ha descubierto que esa parte sigue creciendo
Una parte del cerebro sigue creciendo durante la edad adultaUna parte del cerebro sigue creciendo durante la edad adulta

Además, vieron que a diferencia de las border o boundary vector cells la zona de actividad preferida de estas barrier-cells se modifica adaptándose a las diferentes condiciones en las que se da la exploración.

Esta adaptación y cambio de las barriers-cells sugieren un nivel mayor de complejidad en la codificación del espacio y del circuito neuronal encargado de la representación del espacio, explican las mismas fuentes.

Los autores del trabajo consideran que las barrier-cells facilitarían la labor de las células de lugar integrando información sobre la geometría de nuestro entorno y actualizando ésta durante la exploración en diferentes contextos espaciales.

"Estas neuronas se encuentran en el subículo, situado en el sistema límbico, y su deterioro se puede observar en patologías como el alzhéimer, la esquizofrenia o la epilepsia", añade Brotons-Mas.

Artículo

El cerebro del deportista es un 10% más rápido bajo presión

Un grupo de deportistas profesionales y otro de no deportistas fueron sometidos a pruebas de percepción y de memoria
El cerebro del deportista es un 10% más rápido bajo presiónEl cerebro del deportista es un 10% más rápido bajo presión

En este estudio han participado también investigadores del Trinity College de Dublín (Irlanda), de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer de Barcelona y del Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados.

jpe

 

 

COMENTARIOS