Genética, reproducción asistida y bioética

El procedimiento realizado en México para lograr la concepción de un bebé con material genético de tres personas abre un debate bioético
Genética, reproducción asistida y bioética
10/10/2016
00:21
Berenice González Durand
Ciudad de México
-A +A

Su primera hija murió a los seis años y el segundo a los ocho meses. Ambos bajo la sentencia del síndrome de Leigh, caracterizado por el daño neurológico progresivo. La mujer de origen jordano y su esposo llevaban veinte años intentando formar una familia, pero a pesar de abortos espontáneos y los prematuros fallecimientos de sus hijos, siguieron luchando por tener un descendiente libre de la enfermedad genética que ella porta.

Finalmente lograron concebir un hijo, aparentemente libre de este síndrome, con la ayuda del doctor John Zhang y su equipo del New Hope Fertility Center de Nueva York. Como el procedimiento está prohibido en EU, decidieron realizarlo en México, donde no hay regulaciones. El método utilizado, que emplea el material genético de los padres y una pequeñísima porción de una donadora, fue dado a conocer hace un año al mundo entero cuando se debatía su legalización en Gran Bretaña, donde fue autorizado.

El equipo de Zhang se aseguró que el feto fuera masculino para eliminar la posibilidad de que el ADN mitocondrial, que es legado a través del linaje materno, fuera heredado a futuras generaciones. Ahora que el bebé tiene seis meses de edad, la noticia se dio a conocer a través de la revista especializada New Scientist. Muchas voces en nuestro país empezaron a pronunciarse, argumentando que el país corre el riesgo de convertirse en una fábrica de bebés de diseño. Sin embargo, para muchos especialistas los criterios no pueden definirse de una manera así de simplista, existen varias cuestiones a debatir que confluyen en el territorio de la bioética.

Lupa bioética

Según la definición de la Comisión Nacional de Bioética, se le denomina bioética a la rama de la ética aplicada que reflexiona, delibera y hace planteamientos normativos y de políticas públicas para regular y resolver conflictos en la vida social. Estos asuntos se ubican principalmente en los campos de las ciencias de la vida, así como en la práctica y en la investigación médica que afectan la vida en general del planeta, tanto en la actualidad como en futuras generaciones.

Para el Doctor Héctor Mendoza Cárdenas, especialista en derecho internacional y bioética de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la bioética es en general una palabra y un concepto desconocido para el grueso de la población. Explica que la bioética tiene que ver con el inicio y con el fin de la vida, así que está relacionado con temas tan diversos como ecología, transgénicos, animales, patentes y reproducción humana asistida (RHA), entre muchas otras cosas.

“En cuanto a los diversos temas que han ido surgiendo en torno a la RHA, ninguno es más o menos importante. Sin embargo, éste es el tema global y el problema de base es cuál es el estatuto jurídico que debemos asignarle al embrión humano; mientras eso no se defina, todas las discusiones son especulativas”.

Mendoza Cárdenas explica que en México hay básicamente tres visiones respecto al embrión. La versión religiosa asume que Dios le da el alma en el momento mismo de la fecundación/concepción. En otra visión, el embrión son sólo células sin mayor valor intrínseco; mientras que una posición intermedia se considera que el embrión no es sacro, pero tampoco son simples células. “Yo considero que el embrión debe ser protegido por derecho pero no desde la sacralidad, sino desde la laicidad y correspondencia con la ciencia”.

Por su parte, el Doctor Enrique Mendoza Carrera, presidente de la Academia Nacional Mexicana de Bioética (ANMB) señala que en el caso específico del embrión creado en México que incorpora el ADN de tres personas, las investigaciones tienen que demostrar con más elementos que al integrar la información genética de un donador con los dos materiales genéticos tradicionales, se puede garantizar que el individuo no tendrá problemas a futuro. “Se señala que el niño nació con menos del 1% de la mutación y dicen que para que este porcentaje pudiera tener facultades de riesgo debería rebasar 18%, sin embargo todos tenemos una bióloga viva, en movimiento”.

Gráfico

Genética, reproducción asistida y bioética

El procedimiento realizado en México para lograr la concepción de un bebé con material genético de tres personas abre un debate bioético
Genética, reproducción asistida y bioéticaGenética, reproducción asistida y bioética

La evidencia científica por delante

El presidente de la ANMB agrega que en EU prohibieron el proceso porque no encontraron suficiente evidencia para saber exactamente qué va a suceder ante la manipulación del material genético. “No se puede garantizar aún si va a conservar sólo ese 1% de bajo riesgo mencionado. Yo creo que el debate real se sitúa allí, pues desde una perspectiva podría ser una maravilla porque significaría la antesala de la medicina personalizada y con esto evitar ciertas enfermedades condicionadas por la herencia genética, pero creo que aún no hay condiciones garantizadas. Cada caso puede tener un nivel de comportamiento casuístico, pues todo depende del procedimiento de la fertilización asistida, pero también del proceso de expresión genética”.

Los propios miembros del equipo han reconocido los riesgos en la publicación de la revista New Scientist. Tienen que monitorear constantemente al niño para asegurarse de que los niveles del ADN mitocondrial con la mutación permanezcan bajos, pues existe la posibilidad de que se repliquen y gradualmente incrementen su número, así que necesitan esperar para observar más nacimientos y juzgar el procedimiento con más evidencias.

Para Mendoza Carrera se necesita certeza a través de la investigación, pero también avalada por el conocimiento y la autorización para realizar este tipo de procesos. “Es una premisa falsa partir del hecho de que aquello que no está en la ley, está permitido. Si hay algo que no está regulado, la autoridad competente tendría que recibir el caso determinado y resolver analizando e informando adecuadamente de los posibles riesgos de la situación específica, como en el reciente caso de la solicitud del uso de un cannabinoide para tratar la epilepsia de una niña. La marihuana tiene 459 sustancias activas y no hay una ley al respecto, así que ante solicitud expresa, la autoridad resolvió la autorización del medicamento específico, pues tiene la obligación de resolver ante las ausencias o vacíos legales que existan en una sociedad”.

Explica que los retos en cuanto a bioética y reproducción asistida es que no puede haber una propuesta universal. “Tiene que estar adaptada a las condiciones de cada país, culturalmente hablando, y allí es donde se atraviesa el tamiz de todas las ideologías”, apunta Mendoza Carrera y agrega que por parte de la Secretaría de Salud se han hecho trabajos formales, para regular cierto tipo de reproducción asistida como es el caso de la subrogación de vientres en algunos estados. “Se ha llevado a cabo un trabajo de investigación para realizar normatividad en salud y analizar la proclividad desde el punto de vista biojurídico, otra disciplina de la propia bioética”.

Por la calidad de su infraestructura médica, pero también la falta de regulación, el país se ha convertido en un destino internacional para procedimientos de reproducción asistida. El doctor Mendoza Cárdenas señala que en general las cuestiones ligadas a este tipo de intervenciones no están reguladas en México. “Tabasco y Sinaloa dicen regularlo, pero lo que medianamente hicieron fue regular la maternidad subrogada. Algunas entidades aluden por ejemplo a cuestiones relacionadas con la RHA pero en relación, por ejemplo, con el divorcio. La CDMX tiene algunas cosas contempladas en su Código Penal, que establece por ejemplo un delito para los casos en que una mujer sea inseminada sin su consentimiento. Hay un proyecto de ley para modificar la Ley General de Salud, mediante el cual se pretende regular la RHA, aunque en realidad es un proyecto muy restrictivo”, apunta.

Para el experto en derecho y bioética el problema es que aún en México no se ha hecho bien la tarea respecto a las cuestiones legales ligadas a la reproducción asistida, sin embargo para él es importante reconocer que el procedimiento para evitar un nacimiento con enfermedades mitocondriales realizado en nuestro país es un gran avance de la ciencia. “El problema que se ha repetido a lo largo de los siglos, es que al no comprender los avances en su plenitud, nos asustan y la primera reacción es: prohibamos esas cosas, pero el asunto va más allá. Descubrir cosas y romper paradigmas, es la naturaleza de la ciencia”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios