Relación entre estallidos de rayos gamma y supernovas

Estallidos de rayos gamma son uno de los resultados asociados a las explosiones más grandes que tienen lugar desde el Big Bang
Observaciones se han llevado a cabo desde telescopios de La Silla y Paranal, Chile. Foto: EFE
09/07/2015
10:38
EFE
-A +A

Un equipo internacional de astrofísicos ha constatado por primera vez la existencia de un vínculo entre una explosión de rayos gamma de muy larga duración y una explosión de supernova inusualmente brillante.

Los resultados de esta investigación aparecen publicados en Nature y muestran que la explosión de supernova fue generada por los campos magnéticos superfuertes en decaimiento que rodean a un "objeto exótico" llamado magnetar.

Las observaciones se han llevado a cabo desde telescopios de La Silla y Paranal (Chile), del Observatorio Europeo Austral (ESO).

Los estallidos de rayos gamma (en inglés GRB, de Gamma-ray bursts) son uno de los resultados asociados a las explosiones más grandes que tienen lugar desde el Big Bang, recordó el ESO en un comunicado.

Se detectan utilizando telescopios en órbita y luego se observan en longitudes de onda más largas por otros telescopios desde el espacio y desde tierra.

Normalmente, sólo duran unos segundos pero en casos muy raros los rayos gamma siguen durante horas.

Uno de estos estallidos de rayos gamma de ultra larga duración fue captado por el satélite Swift el 9 de diciembre de 2011, denominándolo GRB 111209A. Era el GRB más largo y más brillante jamás observado.

A medida que el resplandor de esta explosión fue desvaneciéndose, fue estudiado utilizando los instrumentos GROND (instalado en un telescopio en La Silla) y X-shooter (del Very Large Telescope, en Paranal).

Se halló "la clara huella" dejada por una supernova, más tarde bautizada como SN 2011 kl, según los investigadores.

"Es la primera vez que se descubre una relación entre una supernova y un GRB de muy larga duración".

Jochen Greiner, autor principal del artículo e investigador en el Instituto Max-Planck (Alemania) señaló: "dado que un estallido de rayos gamma de larga duración se produce sólo una vez cada 10 mil -100 mil supernovas, la estrella que explotó debe ser especial por algún motivo".

Los astrónomos habían asumido que estos GRB provenían de estrellas muy masivas (de unas 50 veces la masa del Sol) y que marcaban el inicio de la formación de un agujero negro.

Pero, según Greiner, las nuevas observaciones de la supernova SN 2011 kl, hallada tras el GRB 111209A, "están cambiando este paradigma de los GRB de ultra larga duración".

La única explicación a las observaciones de la supernova que siguió al GRB 111209A era que ésta estaba siendo alimentada por un magnetar, una estrella de neutrones pequeña que gira cientos de veces por segundo y posee un campo magnético mucho más fuerte que el de las estrellas de neutrones normales.

Los magnetares son, probablemente, los objetos más fuertemente magnetizados del universo conocido. "Esta es la primera vez que es posible relacionar de forma inequívoca una supernova y un magnetar", confirmó ESO.

Paolo Mazzali, coautor del estudio, apuntó que estos resultados proporcionan "pruebas convincentes de una relación inesperada" entre GRB, supernovas muy brillantes y magnetares: "Es emocionante poder conectarlo todo en este nuevo estudio".

 

kal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS