Niños con mala conducta, un reto

El diagnóstico de trastornos como déficit de atención está sobrestimado; algunos infantes solo presentan conflictos de comportamiento, aseguró psicóloga de la UNAM
Conflictos pueden comenzar a manifestarse en ambientes como el hogar. Foto: Archivo
21/07/2015
00:10
-A +A

El comportamiento en los niños de ahora es distinto al de los niños de antes. En la actualidad, es frecuente encontrar situaciones en las que los niños presentan dificultades de adaptación, por lo que es necesario hacer un diagnóstico para detectar los posibles problemas de conducta, aprendizaje y atención que pudieran presentar.

El conflicto comportamental, precisó Alicia Elvira Vélez García, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, aparece cuando existe una incongruencia entre una persona y la manera en que se está incorporando a la sociedad que le demanda diversas situaciones. Este tipo de conflictos pueden comenzar a manifestarse en ambientes como el hogar, la escuela o en los juegos que ahora manipulan, es decir, es un asunto multifactorial.

Así, es necesario distinguir cuando son problemas inherentes al desarrollo o cuando éstos son derivados de malas estrategias de educación o de crianza. Educar, agregó, no es fácil, y menos generar estas estrategias que no sólo involucra enseñarles a seguir reglas. La crianza también significa preparar a los niños a expresar un afecto sano a los padres y a otros niños, a aprender a controlar sus emociones y su carácter sin tener que suprimirlos.

Trastornos sobreestimados

Un problema actual, subrayó la experta en neuropsicología infantiles que se están sobreestimando los trastornos y derivado de ello se cree que “todos los niños” con mala conducta padecen déficit de atención o problemas de aprendizaje. Cuando en realidad el problema tiene que ver con el comportamiento, el cual muchas veces deriva de malas prácticas de educación y crianza.

“Los problemas del desarrollo ocurren por diversas causas que pueden tener origen en la etapa gestacional, por ejemplo, o en el momento del nacimiento. En esos casos, el papel de un especialista que esté capacitado para distinguir entre la esfera comportamental y la cognitiva es crucial porque entonces la problemática se puede abordar con mayor precisión y los resultados para el niño pueden ser exitosos”, planteó.

Modelo educativo rebasado

Respecto a si el modelo educativo es el adecuado para los “niños de hoy”, opinó que éste se encuentra rebasado. La educación a nivel mundial tiene diversas deficiencias, y así como hay naciones que registran avances importantes, hay otras con grandes rezagos. En México, el modelo educativo podría ser eficiente, pero habría que preguntarse quienes están impartiendo estos modelos y si la manera en que se están ofreciendo es la correcta, advirtió.

De igual modo, señaló que la educación en casa es fundamental, de alguna forma habría que reeducar a los padres e implementar campañas de enseñanza sobre qué le pasa a un niño cuando es muy golpeado, maltratado y que no ha recibido el amor necesario, así como la repercusión de estas situaciones.

En ocasiones los padres se olvidan de “apapachar” al niño y todo se inclina hacia la parte intelectual y académica porque la persecución principal parece ser el éxito económico, dejando de lado la autoestima, el automonitoreo, la autocrítica y las estrategias de tolerancia así como el saberse reconocer.

Los niños de ahora, finalizó la Alicia Vélez, están hipersensibilizados a que si no se les cumple de inmediato lo que desean se enojan, no saben esperar y ese es un problema educativo en la familia.

 

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS