¿Qué le pasa a tu auto en un encharcamiento?

Rudi Esquivel, presidente de la Confederación de Talleres Mecánicos nos explica los daños que pueden llegar afectar a los coches con las inundaciones que sufre la CDMX
(FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
01/07/2017
00:03
Sara Cantera
-A +A

Las intensas lluvias en la Ciudad de México han ocasionado varios encharcamientos en donde los autos se quedan horas bajo el agua, lo cual podría dañar el motor, la transmisión y la suspensión.

Rudi Esquivel, presidente de la Confederación de Talleres Mecánicos, explicó que el agua helada de la lluvia afecta el motor, ya que éste trabaja a temperaturas muy elevadas, por lo que si se moja se desviela.

Además, como la transmisión tiene respiraderos, si le entra agua se mezcla con el aceite y genera daños internos en los componentes de la transmisión.

“Si los sorprende la lluvia, traten de ubicarse en un lugar alto que no se inunde y apaguen el motor”, indicó.

Si el agua sube más de un metro dentro del auto, puede perjudicar las redes de comunicación de las computadoras y los módulos de control electrónico.

Pero si ya están dentro del encharcamiento, lo primero que deben hacer es bajar la velocidad, ir despacio, ya que las pequeñas olas pueden hacer que entre agua al motor por la toma del filtro de aire, apagar las luces para evitar un corto circuito y cerrar las ventanas.

“Al entrar agua el motor se detiene casi de inmediato y prácticamente se desviela, otro daño importante es en los frenos, si están muy mojados no puedes frenar el auto y si no tienen buena vida las pastillas o balatas pueden fracturarse”, indicó Raúl Ezeta, gerente Comercial México y América Latina de Innova Diagnóstico Automotriz.

Al salir de la inundación, lo primero que se debe hacer es pisar el freno despacio y si no frena correctamente se debe bombear o pisar varias veces para ayudar a secarlos y prender las luces hasta estar fuera del agua.

Pero si el auto estuvo bajo el agua durante mucho tiempo, lo más recomendable es no echarlo a andar, sino llamar a una grúa y llevarlo al taller para cambiarle el aceite del motor y transmisión, así como secar la computadora y los módulos de control electrónicos con productos especializados.

“No se metan a los charcos, hay algunos motores como los turbocargados que por su composición interna trabajan a más de 600 grados centígrados y si se mojan emiten humo”, agregó Esquivel.

Ambos expertos reiteraron que muchos seguros no cubren daños por fenómenos naturales como inundaciones, por lo que hay que tener cuidado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS