¿Un coche usado? Así se hace la mejor compra

Adquirir un auto de este tipo es un proceso al que hay que invertirle tiempo, reflexión y cuidado, porque comprarle a la persona incorrecta puede significar perder mucho dinero
ILUSTRACIÓN: ROSARIO LUCAS. EL UNIVERSAL
29/06/2017
01:50
Mariana F. Maldonado
-A +A

Si estás pensando en comprar un auto usado, esto te interesa. ¿Por qué escoger uno que ya tiene uso a uno nuevo? Un coche nuevo, saliendo de la agencia, ya ha perdido entre 20% y 30% de su valor, en el primer año. “Tú vas sacando el carro de la agencia y vas tirando billetes”, explica Eloy López, asesor financiero y director de Previsionfinanciera.com.

Si lo compras, tu dinero estará sufriendo esta pérdida de valor. Por supuesto, un coche nuevo será una mayor garantía de que no tendrás problemas mecánicos, al menos en el mediano plazo.

“Un coche usado es una buena inversión porque uno nuevo cuando lo sacas de la agencia pierde valor. Un coche usado te permite conservar un poco más el valor de tu dinero, pero sí tienes que estar muy pendiente de dónde viene el coche”, explica Loreanne García, directora de estrategia y cofundadora de Kavak, una startup que ayuda a los usuarios a comprar vehículos.

Ambos, tanto uno usado como uno nuevo, tienen sus beneficios. En el caso de que elijas la primera opción, ¿Por dónde empezar? Uno usado lo puedes adquirir de distintas formas, ya sea a un privado —que un conocido o un familiar te lo venda— o a través de un distribuidor, es decir, que compres el coche a través de alguna agencia.

Sin embargo, hacerlo entre uno u otro tiene sus diferencias. Quizá si lo compras con un particular éste pueda salirte más barato, pero es mucho menos seguro. Hacerlo de esta manera te expone a que puedas caer en trampas en las que tu dinero o tu integridad están en peligro.

“Comprar en la calle, en el tianguis o en un anuncio en un periódico, llevas el riesgo de estar pagando dinero muchas veces en efectivo a gente que no conoces. Nos vemos en el estacionamiento de tal centro comercial y ahí le entrego el coche y los papeles. Muchas veces hacerlo así puede traer una experiencia muy negativa que te quiten tanto el dinero como el carro”, explica Guillermo Rosales, director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). Aun así, si decides hacerlo de esta manera, la recomendación es que le compres el vehículo a alguien conocido, ya que es casi seguro que no habrá un contrato de por medio.

Lo hagas de esta manera o no, siempre es necesario que revises que el automóvil de arriba a abajo, tanto para asegurarte de que no está chocado y en malas condiciones (para lo cual deberías echar mano de un especialista), como para asegurar también que no es robado. Lo primero lo puedes hacer con ayuda de algún mecánico de confianza, al cual puedas llevar al lugar a revisar el vehículo. En cuanto a verificar si es robado o no, lo puedes hacer en el sitio del Registro Público Vehicular, en el cual ofrece información a nivel nacional sobre aspectos como infracciones, pérdidas, robos, recuperaciones y destrucción de los vehículos en el territorio.

Ya sea que compres a un particular o que lo hagas en un distribuidor, deberás fijarte que los papeles del coche estén en regla; sin embargo, en caso de que lo adquieras ante una distribuidora, tendrás la oportunidad de exigir un contrato de adhesión ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

“La recomendación es adquirirlo en una distribuidora autorizada o bien en una empresa especializada en venta de seminuevos que tengan contratos de adhesión debidamente registrados ante Profeco”, explica Guillermo Rosales, director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

El registro ante esta procuraduría es obligatorio para todas aquellas organizaciones dedicadas a la compra venta de autos usados (y nuevos también) y está apegado a la Ley de Protección del Consumidor y a la Norma 122, la cual tutela las prácticas comerciales para la venta de vehículos usados. Este contrato de adhesión te protege como consumidor y garantiza tus derechos.

“Esto te da la seguridad de que se va a adquirir un vehículo que está totalmente bien protocolizado, ya que el riesgo de adquirir uno usado es mayor. Éste puede tener adeudos de pago de tenencias, impuestos o estar clonado, robado, chocado y arreglado mal”, explica Rosales.

El coche puede o no tener una garantía, pero en caso de que sí se ofrezca, ésta también queda reflejada en este contrato de adhesión. Si lo compras, tendrás la factura y este contrato que te dará la tranquilidad de que el automóvil en la totalidad estará en regla.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS