Retos de Pemex siguen pese a reforma: González Anaya

Precios regulados y régimen fiscal especial no favorecen a la empresa, afirma; el objetivo a corto plazo es aún consolidar las finanzas públicas, dice directo r
Durante el Congreso Mexicano del Petróleo 2017, José Antonio González, director de Pemex, dijo que en 2021 la plataforma de producción de la empresa será de 2 millones 200 mil barriles diarios. (HILDA RÍOS.CUARTOSCURO)
09/06/2017
01:33
Noé Cruz Serrano
-A +A

[email protected]

Petróleos Mexicanos (Pemex) no es todavía una empresa privada común y corriente, y si se piensa así “nos vamos a equivocar”, aseguró el director de la empresa productiva del Estado, José Antonio González Anaya.

Reconoció que la petrolera se sigue rigiendo por un entorno que no le favorece, como precios regulados, garantía de abasto, y el mayor contribuyente del Estado tiene un déficit que consolida con el sector público, un régimen fiscal especial, un régimen laboral especial, entre otros factores.

Con esto regresamos a lo mismo que teníamos el año pasado: el reto en el corto plazo sigue siendo consolidar las finanzas públicas y la oportunidad histórica sigue siendo maximizar el uso de la reforma energética.

Durante su presentación en el Congreso Mexicano del Petróleo 2017, dijo que ve un escenario favorable para la empresa, con un precio de la mezcla mexicana de 56 dólares por barril y una plataforma de producción de 2 millones 200 mil barriles diarios en 2021.

“Hicimos una serie de proyecciones, y lo que creemos y esperamos, y estamos trabajando en ello para que sea así, es que 2017 sea un punto de inflexión para Pemex”, añadió.

Detalló que la empresa registrará, “por primera vez en mucho tiempo, un superávit primario, que quiere decir de todo, menos el servicio de la deuda. Esto no había ocurrido desde 2012, cuando el precio del petróleo estaba en cerca de 100 dólares, y ahora tener un superávit, primero con un precio más cercano a 40 dólares, no es fácil e implica un gran esfuerzo.

“Más aun, las proyecciones hacia adelante se ven bien; los precios del petróleo que utilizamos, básicamente los futuros del mercado y que no son una previsión interna de Pemex”, refieren un precio promedio de la mezcla mexicana de 56 dólares en 2021.

Con estos precios y una plataforma conservadora, que va aumentando gradualmente de un millón 944 mil barriles diarios en 2017 a 2 millones 200 mil en 2021, “Pemex puede regresar al equilibrio financiero en 2019 o 2020”, dijo González Anaya.

Hay mucho trabajo por hacer, comentó ante cientos de ingenieros e inversionistas reunidos en el congreso.

Uno de ellos es reemplazar la caída de la producción del principal yacimiento que México tuvo: Cantarell; estabilizar la producción y eventualmente incrementarla.

Explicó por qué ha costado tanto estabilizar la producción de crudo: “Porque Cantarell aportaba la mayor cantidad de petróleo del país, y no obstante la producción de Pemex sin este activo ha aumentado 55% en los últimos años, equivalente a 700 mil barriles diarios, [una producción similar a la que tiene Colombia]”.

Otro de los aspectos es que hasta antes de los ajustes presupuestales se venían invirtiendo 300 mil millones pesos, y ahora son 200 mil millones.

Esto lleva a reconocer que, si bien “la naturaleza fue generosa con Pemex y México, el beneficio no es eterno, por lo que vamos a tener que apostar a nuevos yacimientos; concentrarnos en asignaciones rentables, establecer una estrategia agresiva de asociaciones, lograr un proceso expedito para migrar asignaciones a nuevos contratos de producción y extracción. Pemex, dijo, “está buscando alianzas en todas las áreas”.

En materia de refinación, González Anaya detalló que el objetivo es revertir las pérdidas que han llegado a alcanzar hasta 100 mil millones de pesos anuales. Sobre este punto también se deben lograr alianzas, dijo, pues la Secretaría de Energía estima que tan sólo en actividades auxiliares se pueden conseguir inversiones por 41.9 mil millones de pesos.

El robo de combustibles, que alcanza 20 mil millones de pesos según Hacienda, se está combatiendo con una estrategia que permitirá detonar inversiones por 15 mil millones de dólares, dijo. Sobre el gas, comentó: “La idea sería producir gas más barato que el que se produce del otro lado de la frontera norte, porque sólo es negocio si es más barato, competitivo y rentable”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS