Grupo Pisa invierte en su expansión internacional

La maquinaria de Grupo Pisa proviene de España, Francia y Alemania, entre otros países. Las líneas de producción son semiautomatizadas en su complejo de Tlajomulco de Zúñiga, donde laboran cerca de mil 400 personas (MIGUEL ÁNGEL PALLARES. EL UNIVERSAL)
24/03/2017
01:14
Miguel Ángel Pallares Gómez
Guadalajara, Jalisco
-A +A

[email protected]

Con 14 plantas de producción en México, el tapatío Grupo Pisa tiene proyectos para aumentar su capacidad instalada en el país con el objetivo de incrementar su presencia a escala nacional e internacional en países como Colombia, Panamá, El Salvador, Honduras, Chile y Estados Unidos, entre otros.

Grupo Pisa es el mayor fabricante de medicamentos de origen mexicano. Cada año produce más de mil millones de unidades (110 millones en promedio cada mes) como tabletas para la diabetes y sólo de su producto estrella Electrolit, un suero bebible para hidratar, vendió 240 millones de unidades en 2016.

Los planes de expansión de la empresa que preside Carlos Álvarez Bermejillo y dirige Oscar Osorio Arechavaleta incluyen la instalación de dos nuevas líneas de producción de Electrolit en su complejo de Tlajomulco de Zúñiga, abrir dos nuevas plantas para su negocio BodyLogic y Pisa Agropecuaria, entre otras inversiones.

Con la ampliación de la capacidad instalada para Electrolit, la firma podrá casi duplicar su manufactura actual del suero al pasar de 23 millones de unidades mensuales a 40 millones. Parte de los objetivos de Pisa con Electrolit es atender la demanda en México y en especial América Latina, por lo que una línea de producción está planeada para iniciar operaciones a mediados de este año y la segunda para inicios de 2018. La bebida ha logrado permear en el gusto de los consumidores por lo que sólo falta capacidad para seguir creciendo, según directivos.

En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL en el complejo de Tlajomulco de Zúñiga, el mayor para las operaciones de Pisa con una extensión de más de 172 mil metros cuadrados con 29 naves industriales, se detalló que la maquinaria usada por la empresa proviene de España, Francia y Alemania, entre otros países. Las líneas de producción son semiautomatizadas, por lo que cerca de mil 400 personas trabajan en el complejo junto con personal administrativo. Desde un centro de distribución de más de 60 mil metros cuadrados se controlan 165 mil posiciones (tarimas) para enviar el producto a los diferentes territorios.

Hasta ayer, Grupo Pisa había mantenido un bajo perfil y evitaba mostrar su tamaño de manera pública, sin embargo, la firma tiene diversas áreas de negocios como la cadena Farmacias La Paz, clínicas para hemodiálisis llamadas Sanefro, un área de multinivel conocida como BodyLogic, productos veterinarios y dispositivos médicos (plásticos). Además, cuenta con su producción de medicamentos genéricos y biocomparables, que atienden a pacientes con cáncer y diabetes, entre otras áreas terapéuticas. También tiene una empresa de distribución.

Más inversiones. Otros de los proyectos de Grupo Pisa para incrementar su capacidad productiva son abrir las dos nuevas plantas de sus divisiones BodyLogic y Pisa Agropecuaria.

En cuanto al crecimiento de sus clínicas Sanefro, Karina Renoirte Latina, director médico de nefrología de Pisa, precisó que la última licitación que hicieron con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) les permitió tener un crecimiento de 78% en número de pacientes y atender en la actualidad a 2 mil 500 pacientes en sus 13 clínicas. “Sanefro es nuestra franquicia, operativamente es rentable y replicable a gran escala, la experiencia es de 13 años. Estudiamos el modelo, se vio cómo replicarlo, llevarlo a diversas áreas, al menor costo, cuidando siempre calidad y estando certificadas”, dijo.

El área de biotecnología es otro foco de impulso para Pisa. La empresa acaba de renovar su planta BioTec en Jalisco, ahí fabrica medicamentos como la insulina.

Hacer medicamentos personalizados para pacientes con cáncer u otras complicaciones también ha logrado ser un negocio rentable. En su planta de Safe prepara 364 mil mezclas mensuales con un tiempo de entrega en los hospitales de cuatro a seis horas con la cantidad y solución exacta para cada uno de sus pacientes.

“Safe cuenta con tres áreas: atención a clientes, manufactura y la distribución. Llegamos a más de 500 hospitales”, detalló Benjamín Becerra, gerente de manufactura de Safe. Las mezclas se usan en quimioterapias o para pacientes con problemas que tienen problemas para alimentarse de manera oral. Pisa se reservó los datos de crecimiento, así como sus planes de crecimiento en otros negocios como farmacias, multinivel y el área veterinaria.

Bloque de medicinas. En medio de los planes de crecimiento de Grupo Pisa existe un bloqueo de parte de las grandes farmacéuticas para evitar que la mexicana siga con una expansión de la producción de sus medicamentos genéricos, explicó Ezequiel Fuentes, director médico de laboratorios Pisa.

“Sí hay un bloqueo, ellos [las grandes farmacéuticas] están protegiendo sus intereses, pero no se vale, porque entonces cuándo va aterrizar en la población el medicamento”, dijo.

Fuentes calificó la acción de las Big Pharma como una “antipolítica” o una política contra el acceso de medicamentos genéricos y biocomparables. “Lo que realmente se busca con medicamentos genéricos y biocomparables es que la mayor parte de la población tenga acceso”, reafirmó. Detalló que el método utilizado por las multinacionales para evitar una mayor presencia de genéricos y biocomparables es extender sus patentes.

“Las patentes ganaron mucho dinero, obtuvieron muchas ganancias, aquí la pregunta es por qué el producto de patente si obtuvo mucho dinero, después de que se vence su patente, sigue siendo el más costoso”, cuestionó. Pese a los retos, Grupo Pisa se “diagnostica” un futuro de crecimiento dentro y fuera de México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS