México, clave para OHL, pese a escándalos

Descarta cambiar estrategia de duplicar ingresos; se filtran nuevos audios de actos de corrupción. Piden a Función Pública auditar sus contratos
Un 91.4% del flujo operativo de la división Concesiones de OHL a escala mundial es aportado por las concesiones carreteras en México
27/05/2015
03:54
Sara Cantera
-A +A

Los recientes escándalos de corrupción de la empresa Obrascón Huarte Laín (OHL) no serán un impedimento para que duplique sus ingresos en los próximos cinco años y que México sea un eje en esa estrategia por el tamaño de su facturación.

El Plan Estratégico 2015-2020 de la firma, que presentó en marzo pasado, estima alcanzar ventas por 8 mil millones de euros (mde), lo doble de 2014. México, será fundamental en ese proyecto pues se trata de su principal subsidiaria fuera de España.

A pesar de la filtración de videos revelados el pasado 6 de mayo donde se muestra a directivos de la empresa hablar de sobrecostos en la construcción del Viaducto Bicentenario y de presiones al Gobierno del Estado de México para elevar las tarifas, OHL México informó que el Plan Estratégico 2015-2020 OHL no ha sufrido ninguna modificación.

El proyecto también incluye duplicar el flujo operativo (Ebitda) hasta situarlos en 2 mil mde en 2020, casi el doble de los mil 78 mde que se reportaron en 2014.

Las concesiones de la empresa en México están consideradas como el mejor activo de la compañía para incrementar sus ingresos, incluso por encima de Estados Unidos y Canadá.

OHL tiene ocho concesiones en el país: el Circuito Exterior Mexiquense, la autopista Amozoc–Perote, el Viaducto Elevado Puebla, el Viaducto Bicentenario, la avenida Poetas-Luis Cabrera, la Autopista Urbana Norte, la autopista Atizapán-Atlacomulco y el Aeropuerto Internacional de Toluca, donde posee 49% de la concesionaria.

Las concesiones carreteras están estratégicamente situadas en las zonas urbanas con mayor tráfico de vehículos en el Distrito Federal, Estado de México y Puebla, los cuales representan 27% de los vehículos en circulación en México, según la propia empresa.

Todas estas obras aportan 91.4% del flujo operativo de la división de Concesiones de OHL a escala mundial, que se ubicó en 866.5 mde, de los cuales 792.4 mde provinieron de México.

“Al cierre del ejercicio 2014, México continúa siendo el país más relevante para la actividad, aportando 91.4% del flujo operativo del Grupo”, indicó OHL Concesiones en su reporte de 2014.

El Circuito Exterior Mexiquense, la Autopista Urbana Norte y el Viaducto Bicentenario son las concesiones que más dinero aportan a la empresa.

En 2014, el Circuito Exterior Mexiquense aportó 430.1 mde a la operación de la empresa, la Autopista Urbana Norte generó 207 mde y el Viaducto Bicentenario unos 138.2 mde.

Marco Medina, analista del banco Ve por Más, explicó que el grupo español quiere tener mayor exposición a nuestro mercado por el potencial de los proyectos a realizarse de la filial mexicana, la cual se acaba de adjudicar la autopista Atizapán-Atlacomulco y el Viaducto Elevado de Puebla, que generarán ingresos en los próximos años.

“Una de las ventajas de las empresas españolas es que tienen una mayor capacidad para financiarse, para participar y ganar un proyecto, en comparación con una compañía mexicana cuyo músculo financiero no es tan grande como el que pudiera tener OHL o Abertis, que pueden invertir en otros mercados”, dijo Medina.

En lo que va del presente sexenio, OHL México ha obtenido tres grandes contratos de infraestructura por un monto superior a 26 mil millones de pesos (mdp): la autopista Atizapán-Atlacomulco, con una inversión de 5 mil 900 mdp; el primer tramo del tren interurbano México-Toluca, por 10 mil 200 mdp, y el segundo piso de la autopista México-Puebla, por casi 10 mil mdp.

En el primer trimestre del año, de todas las operadoras mexicanas de concesiones de autopistas y transporte OHL México fue la que reportó los mejores resultados con un crecimiento de 47% en su flujo operativo, seguida del Grupo Aeroportuario Centro Norte con 32%, Grupo Aeroportuario del Sureste con 20% y Pinfra con 18%.

Peajes. Las tarifas que OHL cobra en sus autopistas han sido cuestionadas, pues se establecen para garantizar el retorno de la inversión en la obra más una tasa interna de rentabilidad fija de 7% real anual.

La Autopista Urbana Norte, el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario son concesiones con una cláusula de rentabilidad garantizada, esto significa que si la empresa no obtiene la rentabilidad estimada en el plazo de la concesión tiene derecho a aumentar las tarifas o a aumentar el plazo de la concesión.

El año pasado, los ingresos por cuotas de peaje de OHL México aumentaron 18%, al pasar de 3 mil 149 mdp en 2013 a 3 mil 728 mdp en 2014.

“Este incremento se debe principalmente al aumento de 12% en los ingresos por cuota de peaje del Circuito Exterior Mexiquense, los cuales alcanzaron 2 mil 361 mdp, el aumento en los ingresos por cuota de peaje de Viaducto Bicentenario los cuales alcanzaron 465.5 mdp, 12% de aumento en los ingresos de la Autopista Amozoc-Perote, mismos que totalizaron 479.7 mdp, y a 422.3 mdp generados por la Autopista Urbana Norte”, indicó OHL México en su informe anual.

En el caso del Viaducto Bicentenario, el 21 de julio de 2011 OHL obtuvo una modificación a su título de concesión para aplicar cuatro aumentos tarifarios de 25% cada uno entre 2013 y 2016.

El 22 de diciembre de 2014 OHL solicitó otra alza de tarifas para recuperar la inversión hecha en el adelanto de la Etapa II del Viaducto Bicentenario, pero este aumento aún no se autoriza.

No obstante, en enero de este año el peaje del Viaducto Bicentenario pasó de 51.51 a 66.56 pesos para el tramo de Cuatro Caminos a Tepalcapa.

Ramón Ortiz, analista de Actinver, explicó que en el primer trimestre del año los ingresos en efectivo de OHL aumentaron 25% apoyados por aumentos en tarifas mayores a la inflación, pero a pesar de que éstas crecieron 35% en la Autopista Urbana y 16% en el Viaducto Bicentenario el tráfico sólo avanzó 7% y 5%, respectivamente, por lo que no esperan más incrementos en las tarifas para no afectar al tráfico.

La semana pasada, la investigación de la consultora E&Y en España sobre la concesión del Viaducto Bicentenario avaló el incremento en las tarifas argumentando una sobreinversión por 2 mil 765 millones 936 mil 8 pesos en la Etapa I de la obra.

Casa de Bolsa Banamex Accival considera que puede haber daños para la compañía a raíz de los videos, pero las acciones de la empresa podrían repuntar si se determina que OHL cumplió con las prácticas aceptadas en la industria y ve lejana la posibilidad de que le retiren la concesión.

Corrupción. Jorge Ramírez, investigador del CIDAC, explicó que el sector de infraestructura y construcción es altamente vulnerable a la corrupción debido a su trato directo con las áreas de gobierno que adjudican las obras.

“Pueden elevar los costos porque existe mucha discrecionalidad en cuanto al costo total de la obra, ya que contratan a mucho personal que está en la informalidad como albañiles y hacen mucha subcontratación. Además, el sector no se mueve conforme al mercado sino al ciclo electoral, lo que le resta eficiencia económica”, dijo.

Para el CIDAC, la corrupción en ese sector afectan a empresas pequeñas y eficientes que no pueden pagar el costo de los arreglos discrecionales, lo que afecta la competitividad del país.

“Privilegiar a empresas ineficientes mediante arreglos discrecionales reduce los incentivos a la productividad y a la eficiencia en costos. Además de que perpetúa la concentración de la renta económica en un grupo selecto de actores”, indicó Ramírez.

Los consumidores son los que pagan el sobrecosto mediante altas tarifas de peaje e incluso la población que no utiliza las carreteras resulta afectada, pues mediante sus impuestos se financian estas obras de infraestructura.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS